Saltar al contenido.

Prueba Nissan Leaf

Un auto electrizante.

Pensar en no vivir un poco el síndrome de falta de energía para un alto kilometraje y rendimiento en el Nissan Leaf es muy difícil, sobre todo de un auto que no supera los 200 km de autonomía. Estamos tan mal acostumbrados en que nuestros tanque de gasolina deben de durar mas de 350 km, que nos genera un miedo terrible al saber que podemos llegar “como tope” a unos 160 km por carga de energía. Una vez superado este tema, el Leaf, sin ser el auto más bello o con mejor estampa hace las cosas de una gran manera y hasta con cierta gracia, si puedo decirlo de esa manera.

Cuenta con líneas fluidas desde el frente del auto, hacia atrás, que se dispersan a lo largo del vehículo, cuenta con un gran diseño aerodinámico para reducir coeficientes de fricción y pérdida de energía, sin montar los rines espantosos que otros autos híbridos o eléctricos han utilizado. Por fuera no es llamativo ni “bonito”, pero una vez abriendo las puertas, las cosas cambian. Cuenta con un gran espacio entre asientos, el que una persona alta vaya en la parte trasera es una tarea fácil para este gran auto. Cuenta con todos los sistemas necesarios para poder estar seguros en cuanto a choques o impactos y frenado. La verdad es que el interior se ve menos futurista que su estampa exterior.  Los asientos son muy cómodos sin contar con una sujeción deportiva, forrados en piel y haciendo lujo de un interior poco esperado en un auto de esta categoría.

El manejo es lo que más sorprende ya que tener a disposición toda la potencia y torque le da una sensación de manejo superior a otros carros con un caballaje superior. Lo raro y que puede ser un poco lo que nos haga regresar a los autos de combustión interna es que no hay ni ruido ni sensación de que algo se mueve dentro de nuestro carro, lo que es sumamente extraño. Sólo tenemos un pequeño zumbido al andar si estamos en modo de recuperación de energía, qué por medio del frenado nos ayuda a cargar las baterías del auto, tal como lo hace un auto de Fórmula 1.

El comportamiento del carro es muy bueno, la  verdad creo que el poder manejarlo y obtener buenos resultados es meramente un tema cultural. Una vez acostumbrándose a utilizarlo, el cómo cargarlo, sus cuidados y sobre todo teniendo su rango de kilometraje muy claro, se vuelve el auto ideal para la ciudad y para aquellos que buscan una opción verde y de tecnología alterna.

El pensar en un auto eléctrico en México tiene ciertos beneficios, que podrían ser mejores para poder lograr que este tipo de tecnología tome más importancia, por el momento no pagan tenencia ni ISAN los vehículos eléctricos además de estar exentos del programa “Hoy No Circula”. Dentro de esta apuesta Nissan ofrece 3 años de mantenimiento y garantía sin costo o 60,000 km para los propietarios del Leaf, además de un servicio de ayuda en caso de descarga de baterías.

Dentro de todo este nuevo panorama de energías limpias, renovables o alternas en el mundo automotriz, la apuesta por los vehículos eléctricos es tan grande que existen los siguientes beneficios en la ciudad: estacionamientos preferenciales, recarga de tu Leaf, en espacios públicos, gratis y asistencia vial incluida, entre otros beneficios.

La verdad es que el futuro nos alcanzó y estamos tan acostumbrados a ciertas cosas y sensaciones de un auto de combustión interna que no nos hemos dado cuenta de las apuestas tan grandes, como el Leaf, con resultados maravillosos a lo largo de los años en otros países, donde han demostrado ser una opción de movilidad en pequeñas y grandes ciudades, además de ser una manera directa para contribuir a mejorar de poco en poco la calidad de nuestro ecosistema.

Puedo concluir que el manejo me sorprendió ya que no es un auto torpe, sorprende su motor de 80 Kw y 107 hp’s, si es exigido puede tener una respuesta mejor que la de cualquier auto compacto, debido a su torque. Con un equipamiento completo y una imagen diferente, el Leaf, es una carta muy fuerte dentro de la gama de autos Nissan para aquellos que quieren dar el paso al futuro y empezar a experimentar lo que, quizás, en algún momento se vuelva una constante en nuestro mercado.

Luis de Mendieta
@luisdemen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: