Pruebas CarManía

Prueba Acura ILX

Esta semana probé lo que Acura llama: “El chico malo, para los chicos malos de las buenas familias”, así es el ILX, un auto que desde su concepto y concepción, ha atacado el lado salvaje de los autos Premium, queriendo distinguirse por ser un producto irreverente, divertido y diferente en algunos sentidos.

El chico malo, no tan malo.

Esta semana probé lo que Acura llama: “El chico malo, para los chicos malos de las buenas familias”, así es el ILX, un auto que desde su concepto y concepción, ha atacado el lado salvaje de los autos Premium, queriendo distinguirse por ser un producto irreverente, divertido y diferente en algunos sentidos. Así que manos a la obra, y a describir este auto y los grandes momentos que viví en la semana de prueba.

Empezaré con el exterior, la verdad es que el color azul me gusta, no sólo en este auto, en general, pero el ILX, tiene un “no se que, que qué se yo” que hace que te guste. El concepto entero hace que llame nuestra atención, con unos rines de 18” bi tono (en el caso de la versión que probé) la A-Spec, con faros delanteros de LED (Jewel Eye), faros de niebla, spoilers laterales y en cajuela, luces diurnas, faros de LED en calaveras traseras, etc. Desde afuera se ve un carro de buen gusto, y con un toque perfecto de deportividad sin ser ostentoso, y sobre todo, sin caer en exageraciones con el afán de hacerlo ver más deportivo.

Ya en el interior, las cosas cambian en muy buena medida, se respira un aire PREMIUM pero sin exageraciones ¿a que me refiero? al aire familiar de su otra marca, sólo este, considero de mejor calidad y terminado.  Ya sentado, los instrumentos son precisos, todo está al alcance y bien distribuido, monta dos pantallas en el centro para controlar los sistemas del carro, GPS, Bluetooth, etc. El clúster de instrumentos, es de fácil lectura gracias al contraste rojo y blanco con el que cuenta. Los asientos de piel y gamuza entregan un soporte preciso, y con el sistema de audio “Eliot Scheiner” se complementa el paquete para estar en una cabina, en donde no hace falta nada para estar cómodo, y  sobre todo, para poder emprender la marcha sin problema.

Hablando de emprender la marcha, fue aquí donde me lleve la sorpresa que honestamente no esperaba, ya que al encender el vehiculo por medio del sistema “Keyless” se escucho el preludio de que esta prueba, podría tener algo más picante y un tanto divertido.

Siendo honestos, en el modo “Drive” el carro puede parecer un auto más del segmento, con sus 201 HP’s es un auto de buenas prestaciones y que cumple para tener un motor de 2.4 lt. Pero ese “no se que, que qué se yo” del principio, al hacer uso de las paletas por medio de los cambios secuenciales, la historia dio un giro inesperado, el performance mejoró notablemente, digamos que cambio para ser un auto ágil, contundente y hasta cierto punto divertido de manejar. El detalle es que cuenta con un torque de 180 Lb/pie desde las 3,800 revoluciones, inyección directa de 16 válvulas y un peso de 1,400 Kg, que en conjunto dan la sorpresa que no esperaba. El manejo en modo “Manual”, recordemos por medio de las paletas, logra hacer el “Match” perfecto con la imagen exterior y la idea de “Chico malo” que Acura intenta crear alrededor del modelo. En verdad, es un cambio tan radical que enamora y gusta fácilmente, y si a esto le sumamos, que la visibilidad por medio de los faros Jewel Eye mejora en 23 metros, y que cuenta con todos los sistemas de seguridad pasivos, frenos muy efectivos, bolsas de aire, sistema de punto ciego, etc., el paquete resulta atractivo y convincente.

En resumen, puedo asegurarles que se nota que Acura ha puesto un gran empeño en mejorar la imagen de la marca, así como la calidad de sus productos y la eficiencia mecánica, para ofrecer mejores autos con gran carga tecnológica, y sobre todo, con resultados en el manejo que sean tan agradables, como resultó ser esta prueba para mi.

Definitivamente Acura, dio un gran paso hacia delante con la entrega del ILX, y estoy seguro que con la campaña que han propuesto del “Chico malo” harán que muchos volteen a ver este modelo de grandes prestaciones y con un motor sumamente modesto en consumo, además del gran equipamiento al que han acostumbrado a sus clientes. Sin duda, un gusto y grata sorpresa el haber podido manejar a este pequeño.

Precios:
ILX A-Spec $ 485,900
ILX Tech  $ 462,900

Luis de Mendieta
Twitter: @luisdemen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: