Una gran renovación para marcar tendencia

Después de mucho tiempo vuelvo a manejar un Honda y en esta ocasión me tocó manejar a un clásico renovado, el Accord en su variante V6 en la versión tope de la gama, que hace alarde de tecnología, manejo y una estampa tan mejorada que puede seducir a cualquiera.

En el exterior, luce un frente renovado con dos líneas en el cofre que lo hacen ver más agresivo y ancho, en conjunto con sus luces con la nueva tecnología ya probada en Acura, los Jewel Eyes, que dan una mayor visibilidad de noche, además de darle un look fresco y joven. Estas luces están completadas con una línea led diurna y las direccionales, en la parte baja monta luces de niebla con un detalle que lo hace ver más deportivo. La parte trasera sigue la tendencia de la tecnología led y delata el motor que trae con sus dos escapes cromados y la insignia V6 en el lado derecho, monta rines bi tono de 17”. Con todo esto podemos decir que no perdió la esencia de un sedán de grandes dimensiones, cómodo y seguro.

En el interior, se ve mejor, con una pantalla táctil al centro de 7” y una superior para completar la información del vehículo y el sistema de entretenimiento, esto le da ese toque gadgetero al Accord, pero sin perder una pizca de su sobriedad y refinamiento que tanto le ha gustado a la gente a lo largo de los años. Cuenta con un display muy sencillo, quizás el más sencillo de la competencia, pero complementado muy bien con los detalles tipo madera y cromo que tiene en los interiores, los asientos en piel otorgan una sujeción buena y la botonería del carro se ve bien, sólo hay presencia de plásticos duros en las puertas. Los asientos delanteros son eléctricos y calefactables, contamos con todas las asistencias de seguridad pasivas y bolsas de aire para los que buscamos esa seguridad, además, incorpora una cámara de visión lateral cuando ponemos nuestra direccional derecha para ver lo que tenemos en el costado del auto, algo novedoso y que nos acerca a las ideas de los carros sin espejos laterales. La verdad es cómoda, pero no se que tanto pueda llegar a distraer al que maneja. Monta también quemacocos y aire acondicionado de dos zonas, la verdad es que tiene la cantidad perfecta de equipamiento para incursionar en el mercado con un target de menor edad que empieza a buscar un auto grande por temas familiares sin querer tener una SUV. También cuenta con sistema keyless, bluetooth, asistencia de cambio de carril Honda Lanewatch y la interfaz es compatible con Android y Apple, por si fuera poco.

El motor, la verdad es una joya, tiene un sonido tan especial que me hizo acordarme de los bellos VR6 de los 90’s. La verdad es que esta sinfonía que entrega, no esperada por cierto, puede cobrar cara la factura en tema de gasolina, pero en carretera me dio la increíble cifra de 20.3 Km/l sin ir a un ritmo semi lento, al contrario exigiendo un poco al auto. La calidad de marcha es muy buena y el nivel de insonorización del habitáculo es casi perfecto, la verdad esperar estos resultados del Accord no eran algo que pensara de inicio, pero me sorprendieron gratamente, ya que su precio no es de lo más accesible, pero sigue en el rango antes del brinco a los autos Premium. Los datos del motor son.: V6 de 3.5 lt de desplazamiento con 278 HP’s y 252 lb/pie de torque.

En resumen, puedo comentarles que es una grata sorpresa el cambio del Accord, es un auto que por $ 465,900 en la versión V6 que yo probé, paga bien o justifica el precio, con respecto a la tecnología aplicada, calidad de materiales, seguridad, diseño, comodidad y sobre todo desempeño. Es un carro que ofrece la mayoría de los puntos que debemos buscar en un auto sin pasar la barrera del medio millón de pesos. En general el manejo se siente balanceado y hasta cierto punto deportivo, llama la atención por su frente renovado y es un vehículo seguro para nuestra ciudad.

Luis de Mendieta
Twitter: @luisdemen