Saltar al contenido.

Prueba CarManía – Acura TLX

El japonés con estirpe alemán

Si nos dijeran piensa en un sedán deportivo, señorial, con tecnología, seguridad y un buen motor, por lo regular pensaríamos en algún alemán y creo que ahí puede radicar el error de no pensar en marcas como Acura, que ofrecen esto y un poco más.

Claro, nunca pensamos en Acura como una marca premium, siempre se le ve como la marca cara de Honda y ahí es donde, quizás, comienza uno de los errores más grandes que podemos hacer. Hoy en día no hay marca que no ofrezca tecnología o seguridad en este segmento premium. Y el ver a Acura como tal sería el primer acierto, antes de conocer las grandes opciones que tiene en nuestro mercado.

Y hablando de opciones el TLX, es sin duda, un auto a considerar en el segmento premium de los sedanes. Es un auto que no sólo se ve bien, si no un producto que sorprende en todos los sentidos y ahora les platicaré.

Definitivamente no es un secreto que hacer una reseña de Acura es una sorpresa y aunque se trata de un pequeño nicho de mercado, sus clientes son de lo más fieles a los productos y a la marca. Y cuando estoy arriba de un producto como el TLX entiendo el porque.

En el exterior se ve un auto sobrio, pero con tintes deportivo y un tanto futuristas, su parrilla en pentágono con la línea gris y el logo le dan una imagen más futurista y diferente que al resto de sus competidores. Si a esto le sumamos sus faros Led Jewel Eye vemos un frente de un carro muy llamativo y para nada aburrido ni sobrio. En los costados se ve un auto más simple de líneas y trazos rectos que enmarcan una línea de cintura tenue que no tiene caídas dramáticas y llega hasta la parte trasera con facilidad. Los rines en 18” de esta versión Advance hacen que el auto tome una personalidad diferente, ya que son bitono y dan una imagen mucho más deportiva y única a este gran sedán japonés. El remate en la parte trasera es lineal y le da mucha clase a todo el paquete de diseño, con calaveras en Led y una fascia menos dramática que la frontal. El único pero que le podría poner, es que, no vemos los escapes o un remate de diseño de los mismos, este esta por debajo de la fascia, algo que demerita desde mi punto de vista el look deportivo del auto entero. Ya que un buen conjunto de salidas cromadas, por dar un ejemplo, darían un look más agresivo y deportivo a esta gran imagen que tiene el TLX.

El interior, es donde, quizás el TLX puedo juntar más argumentos para ser una opción sería de compra en este segmento. Tiene asientos en piel perforados, sonido premium ELS, además de sus dos pantallas, una touchscreen de 7” que controla música, aire acondicionado y el teléfono, y una de 8” para el sistema GPS del auto, además de contar con comandos de voz para su control. Una consola central única en el segmento sin palanca de velocidades, con un acomodo un tanto curioso, pero que le da mayor amplitud y libertad a los ocupantes de las plazas delanteras. Este aire tecnológico y futurista hacen del TLX una cajita de sorpresas que puede encantar a cualquiera con sólo probarlo.

El clúster de instrumentos es de fácil lectura y el utilizar toda la tecnología a bordo de este gran sedán es muy fácil, además de ser de los pocos que en este rango de precios ofrecen asistencia para mantenerse en el carril, velocidad de crucero adaptativo, función de seguimiento a baja velocidad, sistema de emergencia de frenado en caso de colisión frontal, también en el caso de colisión trasera, monitoreo de punto ciego, entre otros. Es decir, en temas de seguridad pasiva y activa es un auto que lo tiene todo, ya ni que decir de bolsas de aire, frenos ABS, asistencia de frenado, etc. Es un sedán que no ha dejado la seguridad a un lado, ha sido más bien una premisa inicial del diseño y la propia concepción de este modelo.

El manejo, es sin duda, una sorpresa muy positiva. En el caso de esta versión monta un motor i-VTEC de 3.5 litros de 6 cilindros en V, que entrega 290 HP acoplados a una caja automática Shift by Touch de 9 velocidades. El auto se mueve de maravilla, se siente un tanto ágil y el sonido de su motor incita a quien maneja a dar un poco más de empuje para realmente sentir de que es capaz este gran auto. Se siente muy bien plantado, con grandes reflejos para rebases y no parece sentir fatiga. Es, sin duda, el TLX un gran auto tanto para carretera como para ciudad, que hay que decirlo, si se abusa del acelerador en condiciones normales de ciudad, la factura de la gasolina puede ser cara.

Pero si se maneja normal o a trotes interesantes en carretera puede presumir de muy buenos consumos e incluso puede sorprender en cuanto a el performance que se puede obtener de este gran sedán. En lo personal me gustó mucho el manejo, la comodidad interior, los sistemas de seguridad, que a veces el sistema de frenado frontal puede ser un tanto intromisivo, pero efectivo. El sonido de su V6 es una delicia y realmente se nos olvida el exterior, gracias a la comodidad e insonorización de su cabina. Es sin duda una gran opción de compra, ojalá el renombre de Acura crezca con el paso de los meses, ya que es, sin pensarlo, una gran opción tomando en cuenta la relación precio-tecnología-respaldo que la marca tiene.

Precio: $ 632,900*
*Cambio sin previo aviso

Luis de Mendieta
Twitter: @luisdemen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: