Prueba CarManía – Suzuki S-Cross Turbo

Una gran opción en el segmento B-SUV

Dejar de parecer una “Station Wagon” y tropicalizarse con un gusto más japonés pero sin perder la esencia europea que gusta, es una tarea difícil, más si hablamos de un nicho de mercado, complicado, justo y con muy buenas opciones. S-Cross lo hace de maravilla desde que olvido su nombre anterior, SX-4. Aunque aún parece un monovolumen, ahora se ve más agresivo su diseño frontal y se ve más como una SUV real.

Un segmento tan apretado necesitaba un cambio radical y Suzuki lo planeó a la perfección. Logró tener una SUV interesante para su segmento y la dotó de un motor que levanta suspiros y genera pasiones en la cabina. Primero déjenme platicarles el exterior. Ahora luce un frente más agresivo, mismo por el cual ha sufrido una cantidad innumerable de críticas y alabanzas. En mi caso es del segundo tipo, agrego carácter a un auto que parecía no tenerlo, le dio personalidad y lo doto de una robustez y postura off road propia. Primer punto a favor de un cambio que parecía muy atrevido. Presenta luces en LED principales y una tira que simula el contorno del faro, es un acierto este tipo de tecnología, pero la carencia de estas luces en conducción diurna le restan un poco de importancia a su incorporación. Los costados tienen trazos interesantes, casi rectos pero que dotan de personalidad a la S- Cross, rematando en una cajuela que pretende ofrecer una buena capacidad de carga y no complica los trazos por ofrecer un diseño más rimbombante.

El interior, es donde, podemos apreciar un poco más del detalle japonés en este modelo. Los plásticos no son tan duros o de calidad baja como se notan en otros modelos. Son agradables al tacto y con un armado ligeramente dudoso, ya que los paneles laterales generan unos grillos (ruidos) indeseados. Pero nada que un ajuste en agencia en el próximo servicio no pudiera reparar. Monta una pantalla de 7” al centro con Apple Car Play y Mirror Link, aunque carece de compatibilidad con el sistema operativo Android. El aire acondicionado automático se agradece y resulta muy eficiente. El volante es donde podemos empezar a vivir esa experiencia de manejo que promete la S-Cross por debajo del agua. Paletas en el volante y una función Sport para sacar un poco más de jugo a este motor turbocargado y su caja de seis relaciones. Donde quizás hace falta un poco más de información sobre el vehículo, es en la pantalla central del cuadro de instrumentos. Aquí deberíamos saber más de nuestro auto y se limita a unos cuantos valores que resultan pocos.
La posición de manejo es buena, aunque para mi gusto un poco alta a pesar de tener el asiento en lo más bajo posible. Fuera de estos detalles, la calidad de rodamiento y absorción de imperfecciones es brutal. Lo hace de maravilla, algo que merma un poco la conducción más temeraria o por decirlo de otro modo, más agresiva con el consumo y el acelerador. Sin duda, a pesar de estar pensada para ser más cómoda que deportiva logra comportarse muy bien y no pierde estabilidad ni tracción si se le exige. El espacio es justo para cinco pasajeros, pero cuatro viajarían más cómodos definitivamente.

El motor, es donde hace sentido el tema turbo. Sabemos que las marcas han procurado mejorar los consumos de sus autos, por lo tanto la adhesión a sus motores de un turbocargador ha facilitado este proceso y ha entregado resultados como lo son estos motores Booster Jet de la marca nipona. LA S.Cross monta un motor 1.4 litros de 138 hp @ 5,500 RPM con un torque de 162 lb·pie @ 1,500 -4,000 RPM con una caja automática de 6 velocidades que cuenta con modo Sport y paletas al volante. Además de esto monta rines de 17” para agregar un mejor look al paquete motriz. Algo que en lo personal le agrega un punto más a favor de como este nuevo look le sienta bien.

En temas de seguridad, tampoco es algo al olvido por parte de Suzuki. Monta 6 bolsas de aire, frenos de disco en las cuatro ruedas y con sistema ABS; además de ESP y EBD para poder ofrecer buenas distancias de frenado y respuesta en caso de un imprevisto.

Para terminar se me hizo un producto muy interesante y que podría con un poco más de esfuerzo ser un dolor de cabeza en el segmento. Argumentos tiene y son suficientes, además de calidad y un motor turbo muy, muy interesante. Agregando a todo esto la cajuela ofrece 1,269 litros de espacio, algo que termina por darnos una idea del producto tan bueno que tiene la marca. Sin duda el manejo, la capacidad e mover familias pequeñas y el diseño pueden hacer de la S-Cross una dura contendiente para estar en el Top 3 de este segmento.

Precio S-Cross Trubo $ 355,990*
*Precio puede variar después de esta publicación

Luis de Mendieta
Twitter: @luisdemen

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: