Los días 20 y 21 de Marzo de este año, el Grupo VW nos invitó a la presentación más importante para la marca y el público en general, el Nuevo Jetta 2019.

Más que hablarles aquí de la ficha técnica que ya publicamos anteriormente y de las características principales de las versiones que se comercializarán en el país por ahora, es turno de compartirles la experiencia que fue manejarlo por las carreteras de tan contrastante lugar.

Tuvimos a disposición las versiones R-Line y Highline.

El primer contacto fue con la versión de apariencia deportiva, con diferencias tanto en fascias, como en detalles laterales de la carrocería y distintivos en la parte alta de los costados delanteros, así como en la parrilla y la tapa de la cajuela.

La gran novedad de esta generación recae en dos puntos importantes que determinan la forma de manejarlo: El motor 1.4 litros TSI y la plataforma modular MQB. Esta plataforma nos otorga una mayor distancia entre ejes y entre vías, algo que se aprecia en el primer momento en que se le exige al vehículo. Lo único que se extraña un poco son las paletas de cambio en el volante para poder ejecutar un manejo aún más directo, pero no es algo que demerite el comportamiento dinámico del auto. La transmisión que probamos en ambas unidades era la Tiptronic de 6 cambios con modo manual.

Manejamos por carreteras con curvas sinuosas, baches, rectas, curvas amplias, rápidas y lentas que nos entregaron diversión pura al volante. Las increíbles vistas del mar después de llegar a la cima de la carretera dejan una imagen en la memoria difícil de superar. Los Cabos es un lugar increíble, donde puedes tener de un lado desierto y del otro el color azul intenso del mar de Cortés, un contraste que te saca de la cabeza cualquier imagen antes conocida. El ritmo de manejo que el líder de la caravana mantuvo, nos permitió exprimir las bondades del chasís y comprobar las buenas maneras del auto a velocidades por encima de los 100 km/h.

El motor turbo hace toda, toda la diferencia. ¡Es adictivo! El turbolag se aprecia más por el desplazamiento del motor y la relación de la caja en segunda, que por el hecho de que la turbina entregue su mayor empuje después de las 2,500 RPM, es cuestión de acostumbrarnos, por ejemplo, al pasar un tope, nada que desespere al conducir.

Ya en carretera, después de salir de la ciudad de Los Cabos, la buena conjunción de motor y caja permiten lograr velocidades altas relativamente sencillo, no te das cuenta lo rápido que puedes andar si no estás fijándote en el velocímetro (nosotros no lo hicimos, hasta que nos entró el corte de inyección).

Los asientos en Letherette sujetan bien aunque falta un poco más apoyo en la zona alta del respaldo, a la altura de los hombros, pero permiten una posición cómoda que no llega a cansar después de un par de horas de estar en el.

A la hora de la verdad, cuando las curvas empezaron a coquetearnos, comprobamos las buenas maneras que tiene la plataforma, un salto ENORME en comparación con la generación anterior y que nos remite un poco al desempeño de uno de sus primos españoles, la suspensión trasera de ruedas tiradas por eje torsional en H nos recuerda que hay que llevarlo con modales, de otra manera comienza a gritarle al control de estabilidad para que regrese al auto a la trayectoria. Quiero ser claro en este punto en especial, no significa que el coche se comporte mal, es de autos con este esquema de suspensión que mejor se comportan del mercado, pero no llega a la linealidad y aplomo de una suspensión completamente independiente.

El testigo amarillo que muchos odiamos cuando manejamos, podemos decir, “dinámicamente” aparece con más frecuencia de la deseada, redondeando las curvas, pero disminuyendo la velocidad, y, por ende, la diversión. Sí, es más seguro que se prenda el foquito en el tablero (porque nos dice que le bajemos de ímpetu), pero nos corta un poco la emoción.

En uno de los pasos por curva donde nos ganó el espíritu del piloto que llevamos dentro, entramos un poco más rápido al ápice, nos sorprendió no escuchar chirridos de llanta. La verdad es que es tan buena la plataforma que monta el chasis, que nos permite creer que somos un poco mejores conductores, tal cantidad de confianza es la que nos entrega este Nuevo Jetta.

En cuanto a los mandos, el modo manual de la palanca de velocidades está al revés (por lo menos para mí), más de una vez tratamos de reducir marcha empujando hacia adelante y más bien parecía que queríamos ahorrar combustible en lugar de aprovechar el freno de motor… nos acostumbramos en segundos, más por necesidad que por gusto, la siguiente curva llegaba.

El volante en la versión R-Line ofrece un excelente grip, con un ancho cómodo, forrado en piel de buen tacto que permite que las manos no resbalen cuando se trata de girar las ruedas, con un tacto duro característico de la marca y una precisión bastante alta sin llegar a niveles de autos deportivos de cepa pura. Es divertido ver como las manos van y vienen de un lado a otro sin necesidad de correcciones en todo momento.

El manejo es predecible y seguro, la suspensión tiene ese tacto sedoso que caracteriza a los autos alemanes de segmentos superiores y se agradece porque lo hace un auto más silencioso en rodamiento, con un toque de Passat que gusta.

En conducción al límite se va de frente como se espera, muy predecible y directo, comunica bien lo que sucede en las ruedas delanteras y avisa con suficiente antelación cuando los límites están a punto de superarse. El ESC lo regresa al camino de buena manera, salta un poquito cuando lo hace, pero no preocupa ni asusta como sucedía en el Jetta barato de antes. En general te permite una conducción divertida en cualquier ámbito (no es un coche de carreras, ni pretende serlo).

Esta nueva generación evoluciona en cada apartado. El andar es más refinado, mejor insonorizado y más cómodo. Quizá pudiera decirse que ahora el auto es más para el papá y menos para los chavos. Se coloca en un peldaño por arriba en el segmento, ya sin querer pelearle a los sedanes medianos, con una mira más enfocada y un carácter de sedán compacto bien definido. Sin duda, una mejoría cualitativa que seduce.

El Jetta es un auto que poco tiene que extrañarle a su generación anterior (bueno, más bien nada), simplemente es mejor en todo. Estoy seguro que más de uno se va a enamorar y que será un verdadero éxito de ventas en México.

VW parece haberle dado al clavo en evolucionar un nombre mítico para la industria de nuestro país, donde la gente pedía a gritos motores modernos, mejor comportamiento y dejar de abaratar las cosas que antes eran buenas como los plásticos de tablero y puertas. Adiós a los sempiternos 2.0 l y 2.5 l que tantos buenos resultados le dio al grupo, pero que desfallecen frente a la competencia por mucho.

¿El Nuevo Jetta es el mejor auto de su segmento?

Creo que No. Se acerca con peligro, pero le faltan argumentos para serlo.

¿El Nuevo Jetta será el mejor vendido de su segmento?

Es “casi casi casi casi” seguro, que Sí, en cuanto llegue la versión Trendline…

Lo mejor de esta experiencia fue manejar uno de los autos más importantes para nuestro mercado, conocer de cerca su comportamiento y poder jugar con él en curvas cerradas, abiertas, rápidas, lentas, rectas con desniveles, baches, topes y un sin número de condiciones que hasta parece increíble que puedas encontrar en un paraíso terrenal como es la parte más importante de Baja California Sur.

Me deja un muy buen sabor de boca, es un auto que transmite más y mejores sensaciones del camino, te va avisando con antelación lo que puede y lo que no puede hacer. Su límite es alto para el segmento y eso se agradece, nos ofrece seguridad en el andar y un disfrute que se perdió por completo en la generación a la que aplasta contundentemente.

El Nuevo Jetta 2019 viene y llega con todo, tiene  argumentos para pelear el título de los sedanes compactos, con una línea más moderna y deportiva, pero a la vez elegante y refinada. El manejo es muy bueno, más que adecuado para lo que se busca en este tipo de autos, donde la comodidad es premisa, apartado que cumple con creces por el mayor espacio interior y un equipamiento acorde a sus pretensiones.

No hablaré aquí de precios, esos matan las emociones. Lo que sí quiero decirles, es que el auto sorprende, la calidad de marcha es la mayor de sus virtudes, ahí radica el compendio de sensaciones que graba en la memoria. Un sedán que estoy seguro recuperará el prestigio de un nombre tan grande, no defraudará a nadie y el diseño termina por convencer al verlo en persona, algo que de primera instancia ha sido muy criticado.

Javier Maldonado de Dios
Team CarManía

Anuncios

Escrito por Luisdemen

Ingeniero Mecatrónico, vagabundo en el mundo, amante & geek de los autos, creador y fundador de CarManía, amante de la tecnología, moda, relojes y el buen comer. Soñador alegre e incansable alma en busca de aventuras... Me puedes seguir en: Facebook: www.facebook.com/luisdemen Twitter: @luisdemen Instagram: @luisdemen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s