Las 24 Horas de Le Mans son la carrera más exigente para un piloto de competición desde el punto de vista físico y mental. Las altas velocidades que se alcanzan en las rectas de La Sarthe, las frecuentes lluvias nocturnas, la falta de visibilidad y los constantes adelantamientos agotan el cuerpo y la mente.

Los pilotos oficiales de Porsche que participarán en la 86ª edición de esta prueba se han preparado de forma intensa. La concentración debe ser máxima, sobre todo por la noche, cuando se rueda a 297 km/h con un Porche 911 RSR.

Estos hombres no sólo se enfrentan al desafío de una pista muy exigente, sino también a las condiciones meteorológicas. Junio no es un mes particularmente caluroso en el área de Le Mans y para este año, durante el fin de semana de la carrera, se esperan temperaturas de entre 20 grados centígrados por el día y 12º por la noche, con lluvias aisladas el domingo. La temperatura en el habitáculo puede situarse entre 27 y 32 grados, aunque el mono ignífugo aumenta aún más la sensación de calor, deshidratación y sofoco. Por ello, hay que estar preparados como atletas olímpicos.

Una preparación física especial

Hay pilotos que entrenan de 3 a 4 horas diarias y otros que lo hacen tres ó 4 veces por semana, porque consideran que los días de descanso añaden un beneficio a la preparación. Los programas de trabajo son personalizados y establecidos según los métodos y experiencias obtenidas en los más de doce “campamentos de invierno” que Porsche lleva a cabo habitualmente antes del comienzo de la temporada, en sitios como Qatar o las islas Canarias. Y también se emplea la experiencia del Porsche Human Perfomance Center situado en Silverstone, Inglaterra.
Nick Tandy, que compartirá el Porsche 911 RSR número 93 y ha participado en los habituales campamentos de entrenamiento, asegura que “es fundamental cuidar el peso. Se invierten millones es conseguir un coche ligero y tú no puedes descuidar tu dieta. Antes de la semana previa a la carrera me gusta emprender una quincena de preparación intensa con mi entrenador personal. Nos concentramos en entrenar todo el cuerpo, sin privilegiar ninguna parte en concreto. Y, en la misma semana de la carrera, hacemos sólo entrenamiento ligero”.

Las sesiones de preparación de los pilotos de resistencia suelen enfocarse a los siguientes apartados:

  • Resistencia con movimientos de volante, ya sea en máquinas ad hoc o con bolas o pesos equivalentes durante un período largo hasta generar cansancio.
  • Entrenamiento del cuello, que se suele hacer con un casco puesto y especialmente adaptado, sujeto por tirantes elásticos o fijos que van unidos a un sistema de pesas. En ambos casos, la resistencia puede variarse para simular las fuerzas G que actúan sobre la cabeza del piloto.
  • Entrenamiento de tiempos de reacción y coordinación manos-ojos en una máquina “Batak”, o similar, en sesiones de 7/8 minutos.
  • Entrenamiento del tronco o “core”, cuyos músculos son vitales para soportar todas las fuerzas a las que se somete el piloto en el transcurso de la carrera. Se combina con equilibrio sobre balón medicinal apoyado en el estómago.
  • Entrenamiento integral de las piernas, tobillos y pies, encargados de soportar al piloto y de apretar el freno durante horas.
  • Preparación cardiovascular, ya sea corriendo, sobre bicicleta (spinning o en carretera) o con otros modos para mejorar el fondo físico.

Toda esta preparación, que ayuda a disponer de suficiente fuerza y resistencia, se hace buscando al mismo tiempo reducir en lo posible el peso del piloto. Hay que tener en cuenta que 10 kilos de más pueden suponer varias décimas de segundo por vuelta en Le Mans, por lo que los pilotos altos y corpulentos tienen una desventaja significativa.

Entrenamiento mental

La preparación física es sólo una parte del entrenamiento. La otra, igual de importante, es la preparación mental. Durante la etapa de entrenamiento siempre se hace hincapié en aprender a relajarse y dormir rápidamente, algo que es básico para recuperar fuerzas entre turnos de pilotaje y que se consigue con unas rutinas adecuadas.

La actitud de relajarse voluntariamente tiene que ver mucho con la concentración y este aspecto también se entrena en los simuladores, porque en Le Mans se requiere el máximo grado de atención automática o subconsciente. Y es justamente esta concentración y la tensión durante la batalla o en el momento de adelantar lo que agota mentalmente a los pilotos por la generación de adrenalina.

Si bien el jefe de equipo establece un orden de turnos de conducción para los pilotos, las condiciones de la carrera y los diferentes estilos y capacidades de la tripulación pueden sugerir cambios para aprovechar circunstancias favorables, o recuperarse de otras desfavorables. Por ello, hay pilotos que pueden hacer más turnos y permanecer al volante más tiempo que sus compañeros. Ha habido pilotos que han llegado a conducir hasta 10 horas del total de 24.

Timo Bernhard, que pilotará el Porsche número 94 y que ha ganado tres veces en Le Mans (dos victorias absolutas y una de clase), relata las particulares sensaciones de esta agotadora carrera: “Hay momentos, en especial durante la noche, en los que uno siente que está totalmente aislado del mundo, como con una visión túnel. Todo transcurre automáticamente. Son tus reflejos los que tienen el control del coche. A menudo se producen momentos de tensión extraordinaria. Puede haber una piedra sobre el pavimento o alguien que hace un trompo delante de ti. En ese instante respondes y recuperas el control del coche de alguna manera y hasta pasados unos cuantos segundos no piensas en lo que podría haber sucedido. Es entonces cuando tu pulso se acelera. Uno no conduce con la cabeza, todo sucede demasiado rápido. Podría decirse que el piloto más rápido es el que tiene más habilidad para desconectar su cabeza”.

Bernhard ganó las 24 Horas de Le Mans en 2017 con el Porsche 919 Hybrid, junto a Romain Dumas y Brendon Hartley, después de haber sufrido varios inconvenientes durante la larga jornada. Por eso siempre recuerda, antes de tomar el volante cada vez que participa en Le Mans, la frase que le dijo el seis veces ganador absoluto, Jackie Ickx: “Tú no puedes ganar Le Mans. Es Le Mans quien te deja ganar”.

 

11_MercedesGLA_bannerReforma_640x200

Anuncios

Escrito por Luisdemen

Ingeniero Mecatrónico, vagabundo en el mundo, amante & geek de los autos, creador y fundador de CarManía, amante de la tecnología, moda, relojes y el buen comer. Soñador alegre e incansable alma en busca de aventuras... Me puedes seguir en: Facebook: www.facebook.com/luisdemen Twitter: @luisdemen Instagram: @luisdemen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.