El pasado fin de semana se ha celebrado el Jarama Classic Porsche, una gran fiesta para conmemorar el 70 Aniversario de la marca, que ha sido todo un éxito a pesar de unas condiciones meteorológicas que no acompañaron, pues en pocos minutos se pasaba del sol y el calor a fuertes rachas de viento o lluvias torrenciales. A pesar de ello, los aficionados no se dejaron intimidar y acudieron cientos de familias a disfrutar de unas jornadas igual de entretenidas para mayores y pequeños, con todo tipo de atracciones que mantenían el interés durante horas.

Sólo el sábado 2 de junio se dieron cita en el circuito madrileño más de 400 modelos Porsche de todas las épocas, la mitad de los cuales aguantaron un auténtico diluvio para dar unas vueltas al trazado madrileño y formar parte de una histórica foto donde los coches de Stuttgart llenaron la recta principal de esta pista legendaria.

Pero la intención de Porsche Ibérica iba mucho más lejos que compartir este evento con sus clientes: además de congregar a ese elevado número de porschistas, la marca quería dar la bienvenida a todos los amantes de los automóviles deportivos, para disfrutar juntos de múltiples actividades. Y, como no podía ser de otra manera al ser los asistentes apasionados del motor, lo que más éxito tuvo fue una exposición conmemorativa del 70 Aniversario de Porsche, que estaba ubicada en el nuevo edificio del paddock recientemente inaugurado y permitía conocer de forma amena la historia de esta mítica marca. Cerca de 6.000 personas recorrieron con atención ese túnel del tiempo, saboreando y comentando cada pequeño detalle que ha convertido a Porsche en un mito dentro de la industria del automóvil.

Otro de los focos que suscitó mayor interés fueron las dos joyas traídas desde el Museo Porsche de Stuttgart. Por un lado, el espectacular RS Spyder, un vehículo de competición que, a finales de 2005, supuso el regreso de la marca a la categoría de los prototipos en las pruebas de resistencia en circuito, después de un paréntesis que se inició tras el doblete de Porsche en las 24 Horas de Le Mans de 1998. Y, unos metros más allá, despertaba exclamaciones de admiración el 911 SC Safari, concretamente la unidad que el keniata Vic Preston Jr. llevó hasta el segundo puesto, en 1978, en la prueba más dura del campeonato del mundo de la especialidad que había en aquella época.

La inmensa carpa esférica Mission E tuvo cerca de 4.000 visitantes, que se interesaron por la revolucionaria tecnología de futuro que aplicará Porsche en su primer modelo 100% eléctrico, que llegará al mercado a finales del próximo año. Con él se demostrará que la deportividad y las prestaciones son perfectamente compatibles con la eficiencia y el respeto por el medio ambiente. Porsche quiere dejar claro que es capaz de cumplir con la reglamentación más estricta sobre emisiones contaminantes sin renunciar en absoluto a ese extraordinario rendimiento que va implícito en los genes de todos sus modelos desde hace setenta años.

También el paddock del Circuito del Jarama-RACE estuvo inundado por un buen número de vehículos Porsche que fueron un símbolo en diferentes décadas, desde varias unidades del 356, el coche con el que empezó la leyenda, hasta el ultimísimo superdeportivo de serie limitada, el 918 Spyder, pasando por su antecesor, el Carrera GT.

No faltó la música en vivo ni una selección de simpáticos foodtrucks para comer rodeados de todo ese maravilloso entorno, en el que formaba parte del decorado una exposición sobre “la publicidad y Porsche”. Y, puesto que la pretensión era que Jarama Classic Porsche fuera una gran fiesta del motor, no podían faltar las carreras, sobre todo estando en un circuito. Pudimos ver competiciones de monoplazas actuales y de coches históricos de diferentes décadas y especialidades, donde, por supuesto, abundaban los Porsche.

Los jóvenes de 14 a 17 años se quedaron boquiabiertos al descubrir un espacio especialmente dedicado a ellos, donde se les daba la oportunidad de conducir un auténtico Porsche. Acompañados por un monitor de la Escuela de Conducción Porsche, pudieron conducir un 911 o un Cayman con doble pedal, en lo que para muchos fue su primera experiencia al volante, algo que no olvidarán fácilmente según se podía deducir de las expresiones de los casi 600 adolescentes que se apuntaron a la actividad.

Los más pequeños también pudieron conducir unos impecables 911 Carrera RS de color naranja, en una actividad donde aprendían nociones básicas de circulación sobre un recorrido con las señales más sencillas. Y, para los mayores, se reservaba la experiencia de recorrer una pista todoterreno con los modelos Macan y Cayenne. Más de 1.400 personas se sorprendieron con las capacidades de estos deportivos de cuatro puertas para sortear zonas realmente complicadas.

Con el fin de que pudieran relajarse después de tantas emociones, para los clientes de la marca se habían habilitado áreas de descanso y juegos para niños en la nueva Torre de Control, decorada con imágenes de Porsche de diferentes épocas. Allí disponían de un bar y de las terrazas Nürburgring y Le Mans para contemplar cómodamente las carreras.

11_MercedesGLA_bannerReforma_640x200

Anuncios

Escrito por Luisdemen

Ingeniero Mecatrónico, vagabundo en el mundo, amante & geek de los autos, creador y fundador de CarManía, amante de la tecnología, moda, relojes y el buen comer. Soñador alegre e incansable alma en busca de aventuras... Me puedes seguir en: Facebook: www.facebook.com/luisdemen Twitter: @luisdemen Instagram: @luisdemen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.