El sol veraniego brilla sobre el pasto. Estilizadas siluetas emergen contra la luz del fondo. Las partes cromadas y el trabajo de pintura en todos sus colores reflejan el brillante sol de agosto. Un castillo barroco rodeado por un foso proporciona el escenario perfecto. Los distintivos sonidos de los motores resuenan a través del extenso terreno. Los autos clásicos se pueden escuchar mientras dan vueltas y pasan por los viejos arces marcados con cuadros rojo y blanco, así como pacas de heno, al lado del camino. Cerca de ahí, en el huerto de ciruelos, los autos vintage están alineados en filas. Entre ellos, los amigos y las familias disfrutan bebidas frías mientras hacen picnic bajo la sombra de los árboles frutales. Sombreros, parasoles, abanicos y ropa de época se pueden apreciar por todos lados. Cuando Schloss Dyck abre sus puertas, significa algo especial para los entusiastas de los automóviles: el evento Classic Days llegó por fin.

Ahora, en este decimotercer año, el festival de autos clásicos y vehículos de motor se celebró de nuevo como una colorida fiesta automotriz al aire libre. Miles de autos provenientes de casi 120 años de historia automotriz se congregan en el área del castillo: desde autos clásicos y elegantes hasta modelos deportivos y robustos, desde la precisión previa a la guerra, clásicos de producción, iconos estilizados y artículos raros, hasta autos de carreras y próximos clásicos.

La amplia gama de vehículos que se exhiben en 2018 atrajo una vez más a decenas de miles de visitantes internacionales a Jüchen en North Rhine-Westphalia. Volkswagen llevó su propio conjunto impresionante de autos a Schloss Dyck. Autostadt estuvo muy bien representado en Classic Days por casi 40 vehículos relacionados con el tema ‘Passion, Pace, Performance’. Volkswagen Classic aportó una mezcla de elegancia y singularidad, conducción veraniega placentera y deporte motor.

Colores fuertes y apariencia de carreras

Incluso hoy, el Beetle 1303 S en colores negro mate y amarillo Saturno sigue luciendo bastante audaz. En su día, los políticos de Bundestag debían debatir si esta edición especial de 1973 ‘Yellow/Black Racer’, con su aspecto deportivo, era o no una invitación a la velocidad. Hoy en día, este clásico, que es de los más buscados, promete toda la diversión de un Beetle.

GSR tomó el circuito con un ejemplar verdaderamente exótico para el desfile especial Autostadt: el Volkswagen SP2 de 1974. Producido por Karmann en Sao Paulo, el coupé deportivo de motor trasero desafortunadamente nunca se destinó al mercado europeo. Por lo tanto, tan solo hay alrededor de 150 ejemplares de este modelo registrados en Europa y apenas 60 de ellos en Alemania. El Volkswagen Classic SP2 es particularmente raro debido a su pintura original Violetta Pop sin restaurar.

Sueños veraniegos enfriados por aire

El convertible de ensueño el Beetle color Golf Blue en el pabellón Volkswagen Classic fue otro auto único. “¡Absolutamente hermoso! Nunca vi algo igual”, fue la respuesta del público. Es cierto, pues el open Type 3 es desafortunadamente un prototipo. El elegante convertible de cuatro asientos emocionó a los visitantes del IAA años atrás en 1961 – y tiene el mismo efecto en el evento Classic Days en 2018. El Beetle 1303 convertible que está a su lado puede no ser tan exclusivo, pero aun así resalta absolutamente por su color Metallic Viper Green. Restaurado recientemente, en Volkswagen Automobile Collection Osnabrück, el modelo estadounidense de la década de 1980 también brillaba como nuevo. Ya sea el Beetle o el Type 3, ambos convertibles lograron que las personas tuvieran fantasías veraniegas: subir al auto y dar una pequeña vuelta por los alrededores del castillo para llegar hasta el lago en un clima maravilloso…

Evento de época en los jardines del castillo

Algunos entusiastas experimentaron la maravilla de un paseo veraniego en un auto vintage en los jardines del castillo. El campamento clásico estuvo a la orden del día en el área de ‘Viajes Nostálgicos’. Ya sea en una Combi, en una tienda o en una caravana vintage, lo fundamental era el estilo de la época. Y esto es tan atractivo que uno debe cuidar, mientras pasea, no sólo sentarse debajo de un parasol o acomodarse en una silla plegable antigua. Por ejemplo, frente al tráiler de campismo de 1966 de los hermanos Scholz, que formaba una pareja perfecta junto a un Lofoten Green Golf Mk1 de 1976. Bianca y Andreas Wehlen adoran viajar con su dúo vacacional vintage. El viaje de campismo a Schloss Dyck se ha convertido en un destino permanente en sus planes de viaje. El cuarteto fue parte de la exhibición por cuarta ocasión, asistentes regulares, podríamos decir. “La atmósfera general aquí es única. ¿Dónde más tienes oportunidad de pasar la noche en unos jardines tan hermosos como los de este casillo?” dice Bianca Wehlen, con un brillo en sus ojos. “Este campamento es insuperable en su romanticismo. Ciertamente solicitaremos regresar con nuestros dos prácticos vehículos vintage”, agrega su esposo, a medida que pedalea en su bicicleta Bonanza original y sale a dar una vuelta por Dycker Feld.

Coatís en el césped

Alrededor de 7,500 vehículos privados se reunieron sobre el alto pasto Miscanthus en Dycker Feld, para formar la reunión del club de múltiples marcas más grande de Alemania. Una sede perfecta para una celebración de aniversario especial: 50 años del VolkswagenType 4. La asociación de propietarios Volkswagen 411/412 hizo todo lo posible para movilizar a sus miembros internacionales. Un entusiasta incluso viajó desde Chile para participar en el aniversario. El sol brilló sobre casi 50 estupendos ejemplos del Volkswagen Type 4, que se produjo por primera vez el 12 de agosto de 1968 – y las cinco décadas del apodado ‘Coati’ se celebraron merecidamente en Schloss Dyck.

Prominencia y prototipos en el paddock

Cualquiera que haya visitado el nuevo paddock sabe que siempre hay varias cosas exquisitas exhibidas ahí. Los autos de carreras color naranja brillante atrapan inmediatamente la vista. El sonido de sus motores tiene un efecto magnético: Autostadt presentó cinco modelos Porsche exclusivos provenientes de la iniciativa ’72 Stagpower – The Spirit of Jägermeister Racing’. Con los legendarios Hans-Joachim Stuck y Walter Röhrl como asistentes VIP, los grupos de entusiastas y las pláticas de taller fueron parte del día.

Incluso los conocedores de la escena quedaron asombrados por un auto deportivo de Volkswagen Classic exhibido en el paddock: parece un Golf, y sí es un Golf – pero este Golf parece estar listo para tomar todas las curvas en un circuito. Y por ello, siempre había algún grupo de visitantes curiosos congregados alrededor del extraordinario Golf Mk3.

Volkswagen usó el Golf Mk3 rally de 1993, llamado el A59, para explorar la viabilidad técnica de un sistema de tracción en las cuatro ruedas controlado electrónicamente. Los departamentos de investigación y desarrollo en Volkswagen AG pusieron en marcha el prototipo en 1992. Era necesario desarrollar un auto de rally para Volkswagen Motorsport con el fin de que el fabricante retornara al WRC (World Rally Championship). El concepto de Wolfsburg fue implementado por sms (Schmidt Motorsport) en Cadolzburg.

La apariencia del Golf Mk3 no deja duda alguna de que es un auto deportivo: extensiones en los arcos de las salpicaderas, antepechos de las ventanas sobresalientes, brillantes defensas voluminosas, salidas de aire laterales, ductos y ondas en el capó, así como un impresionante alerón elevado. El interior es relativamente similar al del modelo de producción, pero una barra, un grupo de instrumentos digitales y diversos artículos adicionales, así como un sistema de extinguidor integrado, son claras indicaciones de que se trata de un auto deportivo. Con motor turbo de dos litros y cuatro cilindros que generan 275 Hp, el A59 era capaz de alcanzar una velocidad máxima de 270 km/h. Un sistema de tracción en las cuatro ruedas computarizado, controlado hidráulicamente, así como un diferencial central para limitar los derrapes y un diferencial para limitar los derrapes en la parte posterior, la potencia se aplicaba a los rines de 16 pulgadas.

Aunque una producción en pequeña escala de un Golf Mk3 A59 ‘Rallye’ no fue posible. Al final únicamente se construyeron dos prototipos, y sólo uno de ellos era funcional. Como ejemplar único, el A59 es único en todos los sentidos. Sin embargo, su incursión en Classic Days también fue su retorno triunfal. El A59 ha permanecido en pausa durante años y ahora retorna a la acción en la pista por primera vez desde que fue restaurado.

El castillo da la bienvenida a dos leyendas de Pikes Peak

Otro poderoso prototipo de Golf se acomodó junto al A59 en el paddock: el Golf Mk2 ‘Pikes Peak’ de 1987. Tan pronto como la leyenda del rally Jochi Kleint encendió el Golf, la enorme potencia fue evidente en todos los alrededores. Después de todo, el Golf con potencia turbo de Volkswagen Motorsport, diseñado por Kurt Bergmann, se construyó para la exigente escalada de montañas en Pikes Peak en Colorado (EE.UU.). El prototipo, con dos motores independientes, genera una salida máxima de 652 Hp. Jochi Kleint estuvo al volante de esta fuerza motriz única para Volkswagen Motorsport en el evento Pikes Peak International Hill Climb de 1987.

Volkswagen Classic reunió al poderoso dúo en el circuito histórico del evento Classic Days. Aunque las carreras especiales no eran escaladas de montaña, el hombre de Hamburgo estaba visiblemente feliz cuando pudo manejar ‘su’ Pikes Peak Golf: “Para ser sincero, me gustaría llevarme el Golf a mi casa. Fue excelente poder presentar el auto en esta atmósfera maravillosa. Las personas se acercan y te hacen preguntas. Te piden que firmes toda clase de cosas. Hay muchos espectadores alrededor del circuito. Y todo está organizado fabulosamente. Esto hace al deporte motor sentirse verdaderamente cercano y personal”.

Más de 30 años después de la hazaña del Golf de dos motores, Volkswagen hizo historia en el deporte motor en el evento de Pikes Peak en 2018 – con su primer auto de carreras totalmente eléctrico. El Volkswagen I.D. R Pikes Peak, con Romain Dumas (F) al volante, no sólo superó el mejor tiempo previo para autos de carreras eléctricos en Pikes Peak International Hill Climb, también estableció un nuevo récord de todos los tiempos con 7:57.148 minutos. El I.D. R Pikes Peak, además rompió el récord para autos eléctricos en el Goodwood Festival of Speed.

Anuncios

Escrito por Luisdemen

Ingeniero Mecatrónico, vagabundo en el mundo, amante & geek de los autos, creador y fundador de CarManía, amante de la tecnología, moda, relojes y el buen comer. Soñador alegre e incansable alma en busca de aventuras... Me puedes seguir en: Facebook: www.facebook.com/luisdemen Twitter: @luisdemen Instagram: @luisdemen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.