La producción comenzará en 2019, pero Volkswagen ya ha develado el chasis para la nueva familia I.D., con el cual la Marca planea implementar su visión ‘ELECTRIC FOR ALL’. De esta manera los autos eléctricos se volverán accesibles y eventualmente los modelos más vendidos. La Plataforma Modular Eléctrica (MEB) será fundamental para lograrlo. ¿Pero qué hay exactamente detrás de ella?

La MEB es única. En primer lugar, no se trata de una plataforma para vehículos con motores de combustión que se modificó; por el contrario, se diseñó desde cero para ser 100% eléctrica. Como resultado, Volkswagen podrá aprovechar al máximo las posibilidades que ofrece esta tecnología. En segundo lugar, el concepto y el diseño de los vehículos se puede configurar de una manera más flexible y los vehículos abarcarán desde autos compactos hasta SUVs y Vans. “La MEB es probablemente el proyecto más importante en la historia de Volkswagen, similar a la transición del Beetle al Golf”, afirma Thomas Ulbrich, Miembro del Consejo de Administración de la Marca Volkswagen, responsable de movilidad eléctrica. 

Eléctrico sin lugar a dudas

Con la MEB, Volkswagen alcanzará específica y simultáneamente rangos de conducción más largos, proporcionará más espacio disponible y asegurará que el vehículo esté totalmente conectado. “La MEB redefinirá la arquitectura vehicular y mejorará sin duda alguna la sensación de amplitud. Además, todos los modelos I.D. se diseñan ahora para tener una carga más rápida”, dice Christian Senger, Director de Movilidad Eléctrica en Volkswagen. La MEB también se diseñó con el objetivo de asegurar un cambio eficiente en la producción gracias a su ‘diseño para manufactura’. Esto permitirá que el Grupo alcance enormes economías de escala y a su vez convertirá a los vehículos eléctricos en artículos menos costosos y por ello accesibles para muchas personas.

La variedad de modelos MEB será similar en cantidad al de los vehículos actuales basados en la Plataforma Modular Transversal (MQB), quizá la arquitectura vehicular más exitosa que se usa hoy en día: alrededor de 55 millones de vehículos del Grupo se produjeron con base en la MQB de primera generación. Actualmente la variedad vehículos basados en MQB abarca desde el Polo y el futuro T-Cross hasta el Atlas, un SUV de siete asientos fabricado para el mercado estadounidense. 

Base para más de 10 millones de vehículos

Ahora Volkswagen actualiza su plataforma para la era de los vehículos eléctricos. Los vehículos de más alto rango dentro de la MEB implementada en todo el mundo, serán modelos grandes del segmento B hasta con siete asientos. Un SUV de cero emisiones al estilo del auto concepto I.D. CROZZ se lanzará en 2020, en el mismo año que el I.D. Compacto. Mientras tanto, el auto concepto I.D. BUZZ, abre las posibilidades para una van de cero emisiones de Volkswagen, cuyo diseño se basa obviamente en la legendaria ‘Combi’ y cuya versión de producción en serie se lanzará en 2022. El novedoso I.D. VIZZION representa un reflejo del futuro de los sedanes. Se espera que la versión de producción en serie del sedán esté disponible en 2022.

La MEB no será sólo la base técnica para todos los modelos de la familia Volkswagen I.D., también se integrará en muchos autos eléctricos de otras cuatro marcas del Grupo. La MEB se utilizará en un total de cinco marcas en tres regiones del mundo y cubrirá la gama completa, desde un auto compacto hasta una camioneta, formando el pilar tecnológico de más de 10 millones de vehículos del Grupo tan solo en la primera etapa. La estrategia sistemática es una propuesta de ventas verdaderamente exclusiva de Volkswagen y también demuestra la determinación de la compañía de Wolfsburg para que la movilidad eléctrica sea un éxito.

Baterías escalables

Los modelos MEB se podrán configurar con diferentes capacidades de baterías para rangos superiores a 550 kilómetros. Para garantizar esto, la división de Componentes del Grupo Volkswagen desarrolló un nuevo sistema de baterías que es menos complejo, pero considerablemente más eficiente que las soluciones actuales. El sistema MEB tiene varias ventajas en comparación con las baterías que se usan actualmente, incluyendo el hecho de que es escalable y por eso se puede integrar con más facilidad en los modelos I.D. con distintas salidas de potencia. Por ejemplo, si el propietario de un I.D. considera menos importante que su vehículo sea capaz de alcanzar un rendimiento largo, quizá porque sólo viaja en y alrededor de la ciudad, y por lo tanto sólo cubre distancias cortas, podría ser suficiente una batería con un contenido de energía más pequeño.

Esto también haría que el vehículo sea menos costoso. Sin embargo, cualquier persona que regularmente recorra largas distancias podría elegir una batería más grande. Esto brinda a los propietarios una mayor sensación de flexibilidad. El nuevo sistema de baterías ofrece precisamente estas opciones de personalización.

Otras ventajas incluyen la optimización del peso (debido a la cubierta de aluminio), la adaptabilidad de distintos tipos de celdas de baterías, así como un sistema de enfriamiento integrado. Por lo tanto, la batería se puede usar para la transmisión en uno o dos ejes. La configuración de los módulos de las celdas se organizó de forma similar a una barra de chocolate, la batería también es fácil de instalar. Volkswagen también logró aumentar la capacidad de carga a 125 kW, una cifra que nunca antes se alcanzó en el segmento de I.D. y que acelerará considerablemente el proceso de carga, acortando con ello las paradas para cargar.

Se planea vender más de un millón de vehículos I.D. para 2025

Con esto Volkswagen asume el liderazgo de un importante punto crucial en la industria automotriz. La conducción eléctrica y la digitalización constituyen el comienzo del proceso de transformación más profundo de los automóviles desde que se inventaron hace más de 100 años. Como resultado, la tecnología y la infraestructura de los vehículos se someterán a cambios radicales y las cadenas de valor también se reacomodarán. La dinámica es extremadamente clara: las ventas globales de autos totalmente eléctricos (vehículos eléctricos con batería – BEV) aumentaron más de 60% el año pasado. En 2018, se podría alcanzar por primera vez el umbral de un millón de autos eléctricos nuevos.

De nuevo, estas cifras se dispararán a partir de 2020, fecha en la que Volkswagen lanzará los primeros modelos de la nueva familia I.D., comenzando con el I.D. Compacto, seguido poco después por el I.D. SUV; se trata de dos vehículos de cero emisiones con un rendimiento similar al de los actuales vehículos de combustión. Thomas Ulbrich, Miembro del Consejo de Administración de la Marca Volkswagen, responsable de movilidad eléctrica, afirma: “Planeamos vender alrededor de 150,000 vehículos eléctricos para 2020, incluyendo 100,000 modelos I.D. Compacto y I.D. BUZZ. El giro acelerado hacia la movilidad eléctrica también nos ayudará a lograr los muy ambiciosos objetivos de CO2 en Europa, China y Estados Unidos”. Se espera que las ventas de la familia de vehículos I.D. aumenten año con año hasta llegar a más de un millón en 2025.

Anuncios

Escrito por Luisdemen

Ingeniero Mecatrónico, vagabundo en el mundo, amante & geek de los autos, creador y fundador de CarManía, amante de la tecnología, moda, relojes y el buen comer. Soñador alegre e incansable alma en busca de aventuras... Me puedes seguir en: Facebook: www.facebook.com/luisdemen Twitter: @luisdemen Instagram: @luisdemen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.