Como todo el mundo sabe, un smart es siempre un automóvil práctico. Pero smart es también una marca audaz, como podrán comprobar los visitantes del Salón del Automóvil de París que acudan a contemplar el prototipo smart forease. El concepto del prototipo se reduce a lo esencial, es abierto sin reservas, no obedece a ninguna convención y, naturalmente, cuenta con un sistema de propulsión eléctrica. Hace un guiño al lema original de smart, «reduce to the max», y encarna como ningún otro modelo la auténtica movilidad urbana, que continúa siendo la idea subyacente de la marca.

Tanto la marca smart como el smart forease son sinónimo de emociones, personalidad y un estilo de vida propio. Su belleza poco convencional emana de la apertura del habitáculo hacia el entorno, la renuncia al techo y el parabrisas acortado. Con la radiante e impresionante pintura en color blanco metalizado y los detalles en color de contraste «stream green», promete una vivencia despreocupada al volante, libre de convenciones y en perfecta armonía con el entorno.

«El smart forease transmite el placer de conducir en ciudad de una manera desenfadada y sencilla y es sinónimo de una movilidad urbana eléctrica sin emisiones. Porque, en caso de duda, smart elige siempre un enfoque coherente. El objetivo final es poder disfrutar en todo momento de una experiencia de libertad al volante», explica Katrin Adt, nueva responsable de smart desde octubre.

«El smart forease demuestra que en smart se piensa de manera poco convencional. Su diseño es purista y se ha reducido al mínimo», afirma Gorden Wagener, Chief Design Officer de Daimler AG. «El smart forease es toda una declaración de intenciones en torno a la urbanidad y el estilo personal, revela la autoestima característica de las grandes metrópolis y demuestra poseer un espíritu realmente libre.»

El diseño: abierto a todo, e inspirado en el smart EQ fortwo cabrio

Los diseñadores han plasmado en el smart forease los valores estéticos de la marca smart, creando un ambiente desenfadado como resultado del enfoque rebelde típico de smart («ease by being unconventional»). Belleza poco convencional, ligereza y energía («energizing lightness») como resultado de una reducción inteligente a lo esencial («clever reduction»).

Al igual que los prototipos «crossblade» (2001) y «forspeed» (2011), el smart forease huye de todo convencionalismo, como el que afirma que los coches deben tener un techo. Se abre por completo a los rayos del sol y al viento de marcha y permite a sus pasajeros disfrutar al máximo de la conducción. El parabrisas corto ofrece poca resistencia al viento.

El smart forease se centra en lo que resulta necesario para disfrutar de la conducción en un entorno urbano. Su maniobrabilidad y su carácter abierto e informal tienen un efecto liberador y estimulante sobre los ocupantes. La seguridad corre a cargo de las dos cúpulas situadas tras los asientos.

Las manillas de las puertas, perfectamente integradas en las puertas, confieren al conjunto un toque elegante. El smart forease está pintado en un llamativo color blanco metalizado. A modo de elegante juego de contrastes, la célula de seguridad tridion es de color plata mate, y tanto el exterior como el interior se adornan con elementos en «stream green» brillante. Algunos de ellos resultan evidentes a primera vista, como las costuras de adorno de color verde en el tapizado, el reborde verde de la Media Interface y las superficies de contraste en «stream green» en los laterales de los asientos. Otros se aprecian al observar minuciosamente los elementos desde determinados ángulos, como el efecto panel de color verde en el interior de los difusores de ventilación y otros detalles en los faros y en las llantas.

La concepción abierta del vehículo establece un vínculo especial entre el diseño interior y el exterior, de manera que el observador aprecia en todo momento el espectro cromático completo. De ese modo, los rasgos estéticos del habitáculo contribuyen a la apariencia externa del vehículo. Los detalles técnicos del habitáculo obedecen también a este concepto. Una característica específica de este modelo son los dos visualizadores redondos en lugar de los difusores de ventilación centrales en el panel de instrumentos. En definitiva, no es preciso aportar aire fresco como en un vehículo convencional. Los visualizadores pueden mostrar, por ejemplo, el contenido de la app «ready to», que permite compartir el smart con los amigos o controlar sus funciones. Los altavoces del sistema de sonido brindan una sonoridad ideal para escuchar música o para llamar por teléfono, y están integrados de manera visible en la pared posterior del puesto de conducción, realzando el carácter desenfadado y lúdico del vehículo.

El smart forease se basa en el modelo de serie smart EQ fortwo cabrio, por lo que es apto para la conducción. Ha sido concebido como homenaje a los dos prototipos anteriores «crossblade» (2001) y «forspeed» (2011).

Al mismo tiempo, permite vislumbrar el futuro eléctrico de smart, la primera marca de automóviles que trabaja de forma coherente para sustituir los motores de combustión interna por la propulsión eléctrica. Desde el año 2017, smart se mueve exclusivamente con propulsión eléctrica en EE. UU., Canadá y Noruega. A partir de 2020, smart dispondrá exclusivamente de vehículos con propulsión eléctrica por batería también en Alemania y en Europa Occidental. La idea es hacer pronto extensiva esta política al resto del mundo. El smart forease no deja lugar a dudas: los modelos eléctricos concebidos para la ciudad serán cualquier cosa, pero no aburridos.

2002: smart crossblade para disfrutar de una apertura absoluta

El «crossblade», un concept car presentado en 2001 en el Salón del Automóvil de Ginebra, tuvo una acogida tan entusiasta que smart decidió iniciar su producción en serie, algo que muy pocos prototipos han logrado en la historia de la automoción. Desde 2002, una pequeña serie de este modelo, compuesta por 2.000 unidades, permite a sus pasajeros disfrutar de libertad absoluta. El smart crossblade no tiene puertas, ni techo, ni parabrisas. Su conductor se desplaza a cielo abierto, pudiendo sentir el viento de marcha en su cara y disfrutando de una experiencia de conducción inolvidable. Tan solo un estrecho deflector de aire de color oscuro que se eleva sobre el puesto de conducción ofrece resistencia a la dinámica de marcha.

2011: el smart forspeed es abierto y eléctrico

Diez años después de presentar el crossblade, smart propone un nuevo prototipo de diseño abierto. El smart forspeed no está concebido para su producción en serie. Se trata más bien de un precursor radical del smart electric drive, que verá la luz unos meses más tarde. El forspeed conjuga movilidad urbana contemporánea con el factor de diversión típico de smart. El biplaza renuncia al techo y a las ventanillas laterales. En lugar de parabrisas posee un deflector de viento bajo, al estilo de los clásicos aviones de hélice. El resultado es una incomparable sensación de estancia al aire libre. Otra garantía de placer de conducción es el potente motor eléctrico perfeccionado con función Boost.

 

Anuncios

Escrito por Luisdemen

Ingeniero Mecatrónico, vagabundo en el mundo, amante & geek de los autos, creador y fundador de CarManía, amante de la tecnología, moda, relojes y el buen comer. Soñador alegre e incansable alma en busca de aventuras... Me puedes seguir en: Facebook: www.facebook.com/luisdemen Twitter: @luisdemen Instagram: @luisdemen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.