Volkswagen estableció una ambiciosa meta: lograr que la movilidad eléctrica sea accesible para millones de personas. La Marca desea alcanzar este objetivo en 2020 con la familia ID. En ese momento estarán disponibles los primeros modelos y rápidamente llegarán más. Éstos explotarán al máximo el potencial de los vehículos eléctricos en términos de rendimiento, espacio y dinamismo. Volkswagen tiene una clara convicción de que para 2025, a los clientes se entregarán cada año más de un millón de vehículos de la familia ID..

Rol esencial para tres campos tecnológicos.

Aquí desempeñan un rol fundamental tres campos tecnológicos: una sólida infraestructura de carga que cubra también distancias más largas; una plataforma de producción única en la cual se puedan fabricar autos eléctricos a precios competitivos. Y finalmente el sistema de baterías recién desarrollado que introduce alcances escalables para diferentes clientes y perfiles de conducción.

Pero ¿qué son exactamente estos tres campos esenciales? ¿Qué ventajas aportan a los clientes de Volkswagen?

Primero lo primero:

La familia ID. entra al mercado con baterías de alto rendimiento escalables que se pueden configurar con distintas capacidades para un rendimiento de entre 330 y más de 550 kilómetros. Por lo tanto, cada cliente puede seleccionar el rendimiento que se ajuste a sus hábitos de conducción. Para este propósito, Volkswagen desarrolló un sistema de baterías completamente nuevo que es menos complejo que las soluciones actuales, significativamente más potente, además se puede integrar mucho más fácilmente en los modelos ID. El resultado: mejores opciones de personalización. Los clientes que utilizan su auto eléctrico en el tráfico de la ciudad reciben un precio de compra más bajo. Los clientes que tienden a viajar distancias más largas obtendrán más rendimiento si así lo requieren.

Las ventajas adicionales del nuevo sistema de baterías incluyen optimización del peso (a través de una cubierta de aluminio), la adaptabilidad de distintos tipos de celdas y enfriamiento integrado. Por ello, la batería se puede usar para transmisión en uno o dos ejes. El acomodo de los módulos de celdas se puede imaginar como una barra de chocolate. Esto también se refleja en la forma, lo cual a su vez asegura que la batería es fácil de instalar. Volkswagen también logró aumentar la potencia de carga hasta 125 kW, un valor previamente imposible en el segmento de ID., lo cual acelera la carga y, por lo tanto, reduce las paradas de carga.

Hasta medio millón de sistemas de baterías anualmente.

El sistema de baterías es un elemento central de la Plataforma Modular Eléctrica (MEB), la nueva arquitectura vehicular que se diseñó consistentemente para las transmisiones eléctricas. El mayor fabricante automotriz alemán utiliza su amplia experiencia en el desarrollo de modelos totalmente eléctricos. Los sistemas de baterías se fabrican principalmente en la planta de componentes Volkswagen en Braunschweig. La división de Componentes del Grupo, que es responsable de los sistemas de transmisión, se convertirá en una división independiente en enero de 2019. Actualmente está ampliando sus instalaciones con el objetivo de producir hasta medio millón de sistemas de baterías anualmente.

Las baterías MEB se construyen de la siguiente forma: El nivel más bajo es una protección sólida contra colisiones. Sobre éste se encuentra la cubierta de baterías de aluminio con un marco antichoques, enfriamiento de baterías integrado y una caja de conexión para los sistemas eléctricos de alto voltaje y bajo voltaje del vehículo (CA, CD y 12V). Los módulos de celdas MEB recién desarrollados, que consisten en celdas de batería individuales, se insertan dentro de la cubierta de las baterías. Los controladores de celdas (CMCe), unidades de control para monitorear las celdas (voltaje, corrientes y temperatura) y el balanceo de celdas (para asegurar la carga equivalente de las celdas en la operación diaria), se instalan en el miembro longitudinal de la cubierta de las baterías. Los elementos electrónicos de las baterías (BMCe) se integran en la parte posterior del sistema como una unidad de control adicional. Los módulos de celdas se conectan en red unos con otros a través de conectores; las líneas de medición se comunican con los elementos electrónicos de la batería. La cubierta de las baterías se cierra en la parte superior con una muesca. Ésta se puede retirar fácilmente para un posible mantenimiento.

El desarrollo dinámico de las baterías de iones de litio en Volkswagen establece una base importante para el éxito de la recién desarrollada generación de vehículos eléctricos ID. que se producirá a partir de 2019 y estará disponible a partir de 2020. El primer modelo de la familia ID. que se lanzará será un auto compacto, accesible, de cuatro puertas, totalmente conectado en red. En septiembre de 2016, Volkswagen presentó el primer estudio del I.D. en el Salón de París. 24 meses después, el Volkswagen totalmente eléctrico se ha estado preparando para su producción a alta velocidad. Con rangos escalables en el nivel de los motores de gasolina actuales y el nivel de precio de los motores a diesel actuales, el ID. tiene el potencial de comenzar la incursión de la movilidad eléctrica amigable con el ambiente y con ello impulsará una nueva era de conducción.

La MEB hace que los vehículos eléctricos sean accesibles para muchas personas.

El segundo factor clave en el camino a la movilidad eléctrica para millones es la llamada Plataforma Modular Eléctrica (MEB). Con ésta, Volkswagen alcanzará específica y simultáneamente un rendimiento de conducción más largo, tendrá más espacio disponible y asegurará que todo el vehículo esté conectado digitalmente. “La MEB redefinirá la arquitectura vehicular y mejorará sin duda alguna la sensación de amplitud. Además, todos los modelos ID. se diseñan ahora para cargarse rápidamente”, dice Christian Senger, Director de Movilidad Eléctrica de la línea de modelos en Volkswagen. La MEB también se diseñó con el objetivo de asegurar un cambio eficiente en la producción gracias a su “diseño para fabricación”. Esto permitirá que el Grupo alcance enormes economías de escala y a su vez convertirá a los vehículos eléctricos en artículos menos costosos y por ello accesibles para muchas personas.

La variedad de modelos MEB será similar en tamaño al de los vehículos actuales basados en la matriz transversal modular (MQB), quizá la arquitectura vehicular más exitosa que se usa hoy en día: alrededor de 55 millones de vehículos del Grupo se produjeron con base en la MQB de primera generación. Ahora Volkswagen actualiza su estrategia de plataforma en la era de los vehículos eléctricos. Los vehículos de más alto rango dentro de la Plataforma Modular Eléctrica (MEB) implementada en todo el mundo serán modelos grandes del segmento B hasta con siete plazas. Un vehículo utilitario deportivo de cero emisiones, al estilo del auto de concepto ID. CROZZ se lanzará en 2020, es decir, el mismo año que el ID. compacto. Mientras tanto, el auto de concepto ID. BUZZ, abre las posibilidades para una van de cero emisiones de Volkswagen, cuyo diseño se basa obviamente en la legendaria Combi y cuya versión de producción en serie se lanzará en 2022. El novedoso ID. VIZZION representa un reflejo del futuro de los sedanes. Se espera que la versión de producción en serie del sedán esté disponible en 2022.

Una propuesta de venta verdaderamente única para Volkswagen

La MEB no será sólo la matriz técnica para todos los modelos de la familia Volkswagen ID., también se integrará en muchos autos eléctricos de otras marcas del Grupo. La MEB se utilizará en un total de cinco marcas en tres regiones del mundo y cubrirá la gama completa, desde un auto compacto hasta la Combi, formando el pilar tecnológico de más de 10 millones de vehículos del Grupo tan solo en la primera etapa. La estrategia de plataforma sistemática es una propuesta de ventas verdaderamente exclusiva de Volkswagen y también demuestra la determinación de la compañía de Wolfsburg para que la movilidad eléctrica sea un éxito.

Otras ventajas incluyen la optimización del peso (debido a la cubierta de aluminio), la adaptabilidad de distintos tipos de celdas de baterías, así como un sistema de enfriamiento integrado. Por lo tanto, la batería se puede usar para la transmisión en uno o dos ejes. La configuración de los módulos de las celdas se organizó de forma similar a una barra de chocolate, la batería también es fácil de instalar. Volkswagen también logró aumentar la capacidad de carga a 125 kW, una cifra que nunca antes se alcanzó en el segmento de ID. y que acelerará considerablemente el proceso de carga, acortando con ello las paradas para cargar.

Carga más sencilla en cualquier momento, en cualquier lugar.

El tercer factor clave de la e-offensive de Volkswagen consiste en tener disponibles diversas posibilidades de carga. La clave para la consolidación de la electromovilidad es crear una infraestructura que permita medios integrales de cargar los vehículos de acuerdo con su escenario de uso: es decir, la posibilidad de “recargar” en el hogar, en estaciones de carga públicas en las ciudades y (para viajes largos) en las autopistas. Volkswagen está desarrollando ofertas atractivas para todos estos escenarios.

Existen varias soluciones técnicas dependiendo de la situación en la cual se cargue un auto eléctrico. Por ejemplo, Volkswagen está lanzando junto con el ID. la “Volks-Wallbox”, una estación para cargar los autos en la casa. Esto viene en tres variantes. La primera es el Wallbox de 11-kW CC de bajo costo que se utiliza para cargar las baterías lentamente durante la noche y requiere de 5 a 8 horas para una recarga completa. La versión de tienda de conveniencia también incluye un medio de pago atractivo y una solución de conectividad que sirve para descargar actualizaciones y la información más reciente sobre el auto. La tercera variante es una estación de carga de 22-kW CD con tiempos de carga más cortos. Ésta recargará completamente la batería del I.D. de 3 a 4 horas.

Ionity, una compañía co-fundada por Volkswagen, actualmente construye una red de estaciones de carga rápida a través de Europa, las estaciones HPC (carga de alta potencia) con una potencia hasta de 350 kW, para viajes de larga distancia. El proyecto consiste en crear 400 estaciones dentro de Europa para 2020, cada una dotada de dos a doce puntos de carga y la mayoría de ellas ubicadas directamente en las estaciones de servicio en las autopistas. Ionity ya consiguió socios en 19 países y trabaja sin cesar para expandir su oferta. Las estaciones Ionity permitirán que la familia I.D. se cargue hasta con 125 kW, y esto significa que la batería se puede recargar al 80% en 30 minutos durante una parada usual para un descanso en la autopista. Esto corresponde a un rendimiento de 150 a 260 kilómetros, dependiendo del auto que se conduzca.

Volkswagen busca el mismo objetivo con cada una de estas iniciativas: Lograr que la carga sea sencilla en cualquier momento, en cualquier lugar. Muy pronto, ningún usuario de un auto eléctrico tendrá la inquietud de saber si llegará a la siguiente estación de carga, ni tendrá dudas sobre el rendimiento de su vehículo. Con esto, Volkswagen está logrando que los autos eléctricos estén listos para el uso diario en escenarios muy distintos, lo cual ayudará a que la electromovilidad salga de su nicho y se convierta en una verdadera tecnología de masas en el futuro.

Se planea vender más de un millón de vehículos ID. para 2025

Con esto Volkswagen asume el liderazgo de un importante punto crucial en la industria automotriz. La conducción eléctrica y la digitalización constituyen el comienzo del proceso de transformación más profundo de los automóviles desde que se inventaron hace más de 100 años. Como resultado, la tecnología y la infraestructura de los vehículos se someterán a cambios radicales y las cadenas de valor también se reacomodarán. La dinámica es extremadamente clara: las ventas globales de autos totalmente eléctricos (vehículos eléctricos con batería – BEV) aumentaron más de 60% el año pasado. En 2018, se podría alcanzar por primera vez el umbral de un millón de autos eléctricos nuevos.

De nuevo, estas cifras se dispararán a partir de 2020, fecha en la que Volkswagen lanzará los primeros modelos de la nueva familia ID., comenzando con el ID. compacto, seguido poco después por un ID. SUV; se trata de dos vehículos de cero emisiones con un rango de recorrido similar al de los actuales vehículos con motor a gasolina. Thomas Ulbrich, Miembro del Consejo de Administración de la Marca Volkswagen, responsable de Movilidad Eléctrica, afirma: “Planeamos vender alrededor de 150,000 vehículos eléctricos para 2020, incluyendo 100,000 modelos ID. e ID. BUZZ.  El giro acelerado hacia la movilidad eléctrica también nos ayudará a lograr los muy ambiciosos objetivos de CO2 en Europa, China y Estados Unidos”. Se espera que las ventas de la familia de vehículos ID. aumenten año con año hasta llegar a más de un millón en 2025.

Anuncios

Escrito por Luisdemen

Ingeniero Mecatrónico, vagabundo en el mundo, amante & geek de los autos, creador y fundador de CarManía, amante de la tecnología, moda, relojes y el buen comer. Soñador alegre e incansable alma en busca de aventuras... Me puedes seguir en: Facebook: www.facebook.com/luisdemen Twitter: @luisdemen Instagram: @luisdemen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.