El auto del futuro estará en sintonía con nuestras necesidades, como si fuera un asistente personal. Conocerá nuestros deseos, nos divertirá, incluso hablará con nosotros. Los expertos en Desarrollo Electrónico en Volkswagen trabajan intensamente para que este objetivo sea una realidad no tan lejana. Esta es la primera secuencia de nuestra nueva serie sobre la experiencia del usuario. Abreviada como “UX”, La Experiencia del Usuario se refiere a todas las impresiones y vivencias que tienen los clientes cuando tratan con un producto o servicio, por ejemplo, cuando conducen un auto. La tarea de UX-Design es lograr que el uso sea lo más intuitivo y sencillo posible. Científicos en cómputo, psicólogos e ingenieros eléctricos colaboran estrechamente en este campo.

Es un frío día de invierno mientras Stephanie empaca su bolsa para ir al gimnasio. Una ligera vibración le indica que tome su smartphone, donde lee un nuevo mensaje: “¡Hola Stephanie! Quizá estás a punto de salir. ¿Empiezo el calentamiento?” Prácticamente nadie conoce a esta mujer de 40 años tan bien como su auto. “Sí, por favor”, confirma Stephanie. En 20 minutos ella comenzará su trayecto a una agradable temperatura de 21 grados.

Lo que parece como un sueño imposible podría ser algo común para muchos conductores en pocos años. En el área de Desarrollo Electrónico de Volkswagen, expertos como Kathrin Wilkens, Manuel Joachim y Kord Lühr ya trabajan para que los autos tengan la facultad de intuir los deseos de los conductores, incluso antes del viaje, para ajustarse óptimamente. Para su labor de desarrollo, ellos crearon a la ficticia Stephanie, asidua al gimnasio, con el fin de tener una idea más realista sobre sus necesidades. Gracias a la nueva tecnología, verdaderamente podrá haber clientes como Stephanie en un futuro cercano.

La temperatura correcta en el momento correcto

Kord Lühr es el experto en el equipo de desarrollo para obtener la temperatura correcta en el momento correcto. “Enseñamos al auto para que entienda cada vez mejor los hábitos del conductor”, explica. El concepto: Las personas tienen patrones y hábitos recurrentes, igual que Stephanie. Cada mañana, a las 7:30 a.m., esta auditora maneja hacia su trabajo y suele volver a casa entre las 4:00 y 5:00 p.m.  Casi cada lunes, a las 6:00 p.m., va al gimnasio.

“La inteligencia artificial puede reconocer estos procesos como patrones y responder en consecuencia”, explica Lühr. La ventaja: Hace frío afuera y el vehículo del futuro recuerda a Stephanie que encienda la calefacción independiente al motor, algo que ella podría olvidar en el frenesí de la vida cotidiana. “La inteligencia artificial realiza grandes avances. Pronto será capaz de entendernos tan bien que el auto dejará de ser un simple medio de transporte y se convertirá en un asistente personal”, afirma Lühr.

Sin embargo, los desarrolladores consideran importante que el usuario mantenga el control de sus datos en todo momento. Cualquier cosa que el usuario no quiera revelar, no será evaluada por el asistente.

El rápido reconocimiento facial es la llave

Tan pronto como Stephanie está en el vehículo, puede acceder a su correo electrónico y redes sociales, a varias opciones de pago, o a las funciones de Volkswagen We. Su asiento, el espejo exterior y el infotainment también están personalizados para ella. Pero ¿cómo sabe el auto que Stephanie es realmente Stephanie? Y en esa cuestión se enfoca Manuel Joachim, el experto en biométrica del equipo de desarrollo. “Nuestro objetivo es que el auto reconozca al conductor cuando entra al vehículo”, afirmó.

Para lograrlo, Joachim y sus colegas ensayan métodos de identificación usando diversas características biométricas, como la huella digital o el iris. Él piensa que el reconocimiento facial a través de una cámara infrarroja es especialmente prometedor. “La ventaja es que el usuario sólo debe mirar a través del parabrisas. Cualquier persona hace eso tan pronto como se sienta en el auto”. A diferencia de las huellas digitales, el conductor ni siquiera percibe que el vehículo realizó un rápido escaneo de su rostro. Simplemente se sube y todas las funciones están disponibles exclusivamente para él de inmediato.

Las mejores rutas ya están calculadas

Stephanie está sentada en el auto. La temperatura es agradable y el asiento del conductor se colocó automáticamente en la mejor posición. Stephanie mira la pantalla, donde el auto sugiere las mejores rutas para sus probables destinos. Con un solo comando ella inicia la navegación al lugar deseado. La forma en que trabajará esta funcionalidad en el futuro es el campo de la desarrolladora Kathrin Wilkens.

Su labor es preparar a la inteligencia artificial para que calcule los posibles planes vespertinos de Stephanie con base en diversas fuentes de datos. “Si Stephanie lo desea, su asistente personal entenderá su comportamiento cada vez mejor con el tiempo”, afirma Wilkens. Por ejemplo, podrá predecir si Stephanie quiere ir al gimnasio el lunes con una probabilidad de 78%, comparada con un 10% para el supermercado y 8% para el cine.

Cuanta más información comparta Stephanie con el asistente, este será capaz de hacer mejores predicciones en lo sucesivo. “Una base de datos importante para lograr buenas predicciones consiste en los trayectos previos”, explica Wilkens. Pero también los datos en el calendario personal, o una orden hecha a alguna tienda en línea, pueden aportar información valiosa acerca de la persona en cuestión. “Sin embargo, incluso en el futuro, sólo Stephanie sabrá a dónde desea ir”, dice Wilkens. Podría ser que compró boletos para un concierto que se efectuará el próximo lunes. “Pero quizá regaló los boletos a un amigo y ella piensa acudir al gimnasio como acostumbra. El auto no sabe eso, obviamente.

¿Y qué pasa si Stephanie no maneja en el invierno, sino en un caluroso día de verano? Aún en temperaturas muy altas, sus trayectos futuros también podrán comenzar más cómodamente que en la actualidad. “Trabajamos para lograr que el auto reconozca a los usuarios tan pronto como se aproximan al vehículo”, afirma el desarrollador Kord Lühr. En vez de calentar el auto, el asistente personal encendería la ventilación. La ventaja: En contraste con la calefacción, incluso una ligera ventilación puede lograr que la temperatura en el auto sea mucho más agradable.

Trabajar en el Desarrollo Electrónico

El área de Desarrollo Electrónico en Volkswagen ofrece oportunidades principalmente para ingenieros eléctricos, científicos en cómputo, científicos naturales, psicólogos (interfaz humano-máquina), matemáticos y desarrolladores de software.

Habilidades fuertes que tienen demanda

– Conocimiento informático: tecnología de conexión en red, tecnología de servidores, lenguajes de programación orientados al objeto, como C++, JAVA, desarrollo de software para sistemas incrustados, idealmente en el campo automotriz.

– Conocimiento de modelado asistido por herramientas de arquitectura de software en UML, así como el uso de patrones de diseño.

– Habilidades lingüísticas en inglés.

Habilidades ligeras que tienen demanda

– Capacidad de comunicación / Habilidades de equipo.

– Enfoque positivo ante condiciones de trabajo flexibles.

– Alto grado de iniciativa personal.

– Alta competencia analítica.

Anuncios

Escrito por Luisdemen

Ingeniero Mecatrónico, vagabundo en el mundo, amante & geek de los autos, creador y fundador de CarManía, amante de la tecnología, moda, relojes y el buen comer. Soñador alegre e incansable alma en busca de aventuras... Me puedes seguir en: Facebook: www.facebook.com/luisdemen Twitter: @luisdemen Instagram: @luisdemen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.