Lifestyle Noticias

Desde los Picos de Europa en España hasta el camino de los trolls en Noruega, SEAT propone diez rutas en coche por los puntos más especiales de Europa (ahora que nos dejen entrar)

Tras la crisis sanitaria del COVID-19, este verano se presenta distinto: con la movilidad reducida y los viajes en avión vistos como una opción de mayor contagio, se prevé que los trayectos en coche y el turismo local a zonas menos concurridas se impongan. Por ello, SEAT ha seleccionado 10 rutas en coche por algunos de los rincones más especiales de Europa. Solo, en pareja, en familia o con amigos, estas rutas garantizan una experiencia inolvidable sobre ruedas siguiendo las normas de distanciamiento social.

Tras la crisis sanitaria del COVID-19, este verano se presenta distinto: con la movilidad reducida y los viajes en avión vistos como una opción de mayor contagio, se prevé que los trayectos en coche y el turismo local a zonas menos concurridas se impongan. Por ello, SEAT ha seleccionado 10 rutas en coche por algunos de los rincones más especiales de Europa. Solo, en pareja, en familia o con amigos, estas rutas garantizan una experiencia inolvidable sobre ruedas siguiendo las normas de distanciamiento social.

1.      España: paisaje calizo. El Parque Nacional de Los Picos de Europa, entre las comunidades autónomas de Asturias, Cantabria y Castilla y León, en España, es un punto de interés natural en todo el mundo. Cumbres altas y despuntadas, lagos de agua cristalina y distintas tonalidades de verde son los rasgos distintivos de este paraíso en la Tierra. Proponemos empezar la ruta en Riaño y recorrer la carretera hasta los Lagos de Covadonga, pasando por Soto de Sajambre y Cangas de Onís, para después desplazarse a Potes y así visitar las tres comunidades. Entre sus atracciones más llamativas, los Fiordos Leoneses, el Desfiladero de los Beyos y numerosos miradores. Se trata de un viaje por la naturaleza ideal para hacerlo en familia, por lo que el SEAT Tarraco, con su versatilidad y sus hasta siete plazas, es el vehículo idóneo.

2.      Alemania: un camino de ensueño. La Romantische Strasse (“Carretera Romántica”) de Alemania es uno de los lugares más especiales de Europa para visitar y conducir. La riqueza paisajística y los monumentos y castillos medievales de sus pueblos son característicos de esta ruta de 460 kilómetros que va de Füssen, en la frontera sur de Alemania con Austria, hasta Wurzburgo, entre Fráncfort y Núremberg. Todo el camino está señalado con letreros de color marrón, por lo que es difícil perderse para llegar a alguna de las 29 ciudades o pueblos que componen la Romantische Strasse. El SEAT Arona, por su versatilidad, es una opción polivalente a la hora de escoger un coche con el que recorrer kilómetros de asfalto de ciudad en ciudad.

3.      Portugal: de norte a sur por carretera. En Portugal se encuentra una de las mayores carreteras del mundo, la Estrada Nacional 2: 738 kilómetros que atraviesan el país de norte a sur pasando por 11 distritos, 8 provincias, 4 cordilleras, 11 ríos y 32 municipios, empezando en Chaves y finalizando en Faro. Por el camino, termas, santuarios, castillos y miradores amenizan una ruta de asfalto gris que muchos renombran como “la Ruta 66 portuguesa”. En una carretera como esta, el placer de conducir, el confort y la seguridad no tienen por qué estar reñidos. El Ateca, con sus 190 CV y un interior cómodo y amplio, es la síntesis de estas cualidades.

4.      Reino Unido: de los caballos a la tabla de surf. En Reino Unido, una buena opción de viaje en coche empieza en Horsham, una ciudad mercado al sur de Inglaterra famosa por ser lugar de comercio de caballos en la Edad Media. Una vez visto su castillo, el camino prosigue a través del impresionante Parque Nacional de South Downs hasta Winchester, donde se puede visitar su gran Catedral y la Gran Sala, en las paredes de la cual está colgada una réplica de la mesa redonda del Rey Arturo. Desde allí, la reconocida carretera A303 sigue y pasa por el imponente monumento megalítico de Stonehenge por Devon hasta llegar al pueblo córnico de Newquay. Situado en la punta extremo oeste de Inglaterra, el mar se funde con la tierra y el surf es el deporte por excelencia. Si quieres probar con esta disciplina, la baca del SEAT Tarraco es el lugar ideal para cargar las tablas, y si prefieres otros deportes acuáticos, puedes llevar lo necesario en su maletero de hasta 760 litros.

5.      Italia: el mar de compañero. Por Puglia, el tacón de Italia, discurre una de las carreteras más pintorescas y desconocidas de todo el país, la SP 81, una ruta litoral de 47 kilómetros que va de Otranto a Santa Maria di Leuca por la costa del Mar Adriático. En Otranto se puede ver el Castello Aragonese, la Cattedrale y la Basilica di San Pietro para después continuar por la costa pasando por el faro de Punta Palascia (el punto más al este de Italia), Porto Badisco y sus aguas de color turquesa, los olivos centenarios de Santa Cesarea Terme y la gruta Zinzulusa de Castro. Al llegar a Santa Maria di Leuca, al sur del tacón de Italia, solo queda acercarse a su faro y a la Basilica Santa Maria de Finibus Terrae (“el final de la tierra”), donde el mar y el cielo se confunden. Para este viaje tan mediterráneo, el SEAT Ibiza se postula como el vehículo por excelencia.

6.      Suiza: espíritu rural y acogedor. El coche es uno de los medios de transporte más cómodos para desplazarse por tierras suizas, ya que permite pararse a admirar sus bucólicos paisajes en todo momento. Partiendo de la capital, Berna, después de visitar su casco histórico rodeado de las aguas del río Aar, se puede llegar al verde valle de Grindelwald, un paisaje alpino con numerosos senderos y miradores. De aquí, pasando por Interlaken, una comuna que debe su nombre a los dos lagos que la rodean, llegamos a Lucerna, donde se encuentra el Spreuerbrücke, un centenario puente de madera, el Monumento al León, tallado en mármol, y el entretenido Museo del Transporte. Finalmente, la ruta acaba en la pequeña localidad de Stein am Rhein y su apariencia medieval, pasadas las cataratas del Rin. El SEAT Ateca, por su adaptabilidad tanto a entornos urbanos como a paisajes más montañosos, es la elección perfecta.

7.      Francia: maravillas de agua y arena. En la Occitania francesa, la ruta discurre entre la región de Lozère y l’Aveyron. Saliendo de la localidad de Ispagnac y su puente del siglo XIV, llegamos al pueblo medieval de Gorges-du-Tarn-Causses, una mezcla de naturaleza e historia, para después desplazarnos hasta La Malène y la espectacular carretera zigzagueante y empinada desde la cual se puede observar el valle del río Tarn. Massegros-Causses-Gorges y Le Rozier son puntos perfectos para remojarse en sus gargantas. Finalmente, en el viaducto de Millau se puede disfrutar de un atardecer inigualable. Con el SEAT Tarraco FR, la deportividad y el espacio familiar no están nada reñidos, por lo que te adaptarás al entorno sin dificultades.

8.      Croacia: Patrimonio de la Humanidad. Empezando en Varazdin, también conocida como la “pequeña Viena” por sus edificios barrocos y rococós, nos deplazamos en coche hasta la capital, Zagreb, una combinación de tradición y modernidad. Continuando hacia el sur se levanta el Parque Nacional de Plitvice, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, con sus 16 lagos unidos por cascadas. Finalmente, la ruta acaba en Sibenik, la ciudad de las fortalezas, con calles laberínticas y dos atracciones principales: la Catedral de Santiago y el Fuerte de San Nicolás, ambas también declaradas Patrimonio de la Humanidad. Para circular por un entorno protegido como este, la mejor opción podría ser la versión mild-hybrid del nuevo León, que ofrece 150 CV con reducidas cifras de emisiones.

9.      Rumanía: curvas, verde y adrenalina. La carretera de Transfăgărășan (DN7C), en Rumanía, aparte de un nombre impronunciable tiene 90 kilómetros de curvas y en algunos tramos supera los 2.000 metros de altitud. El verano es el mejor momento para recorrerla, puesto que hasta mediados de junio puede presentar nieve en el pavimento. Partiendo de la ciudad de Sibiu, un referente cultural con hasta 12 museos, la carretera pasa por la cascada y el lago Balea en forma de asfalto zigzagueante y desnivelado. Unos kilómetros más al sur se encuentra el lago Vidraru y el Castillo de Poineari, que perteneció al verdadero Vlad Tepes (en quien se basa el personaje de Drácula de Bram Stoker) y al final de la ruta llegamos a Curtea de Arges, una de las ciudades más antiguas del país, con un monasterio de forma peculiar y entorno ajardinado. Para esta ruta de desniveles, el sistema de control de chasis adaptativo con DCC Slider del nuevo León, que ajusta automáticamente la suspensión, es el vehículo adecuado.

10.      Noruega: el camino de los Trolls. La ruta de Trollstigen (que significa “el camino de los Trolls”), es una carretera de 106 kilómetros que atraviesa el oeste de Noruega pasando por pendientes pronunciadas, laderas escarpadas, cascadas y valles verdes. Por las complicadas condiciones meteorológicas de la región, solo se puede circular por ella en los meses de verano. Con 18 curvas de 180º, se adentra en los fiordos noruegos y cuenta con un mirador en su punto más alto. El nuevo León Sportstourer, con su tracción total 4-Drive, es el coche perfecto para adaptarse a los recodos de la carretera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: