Noticias

Ningún Porsche pasa va a producción sin su tarjeta de ruta, ayuda esencial en estos tiempos de cambios

La tarjeta electrónica de ruta del vehículo (EVRC, por sus siglas en inglés) tiene el mismo propósito que la clásica versión en papel: está destinada a proporcionar a los empleados la información que necesitan para materializar los deseos individuales de los clientes.

La tarjeta electrónica de ruta del vehículo (EVRC, por sus siglas en inglés) tiene el mismo propósito que la clásica versión en papel: está destinada a proporcionar a los empleados la información que necesitan para materializar los deseos individuales de los clientes.

Producción Porsche 1.0
Zuffenhausen en las décadas de los años 50 y 60: el montaje de autos en Porsche todavía tenía las características de un proceso de fabricación artesanal. Sin embargo, estaba basado en ideas claras para una producción eficiente. Las distancias cortas entre los componentes individuales, la limpieza, el orden y los empleados altamente cualificados fueron la base de los estándares de calidad de Porsche que todavía hoy en día son reconocidos en todo el mundo. En la línea de montaje, las carrocerías iban montadas sobre unos carros que era empujados a mano para pasar de una sección a otra. Siempre estaban acompañados de la tarjeta de ruta del vehículo. Esta tarjeta contenía la información necesaria sobre el color, los detalles del equipamiento interior, las opciones solicitadas y otras peticiones específicas de los clientes.

Incluso entonces, esto aseguraba que cada cliente recibiera su propio Porsche tal y como lo había especificado. Más de medio siglo después, las viejas tarjetas de ruta de los vehículos, hechas de papel, tienen ahora una segunda vida en el mundo virtual. En una tarea que llevó dos años y medio, Porsche Classic acaba de terminar la digitalización de todos esos antiguos documentos. Los socios de Porsche Classic pueden acceder a ellos y constituyen una valiosa ayuda para las revisiones, el mantenimiento y la restauración.

Producción Porsche 4.0
A principios del siglo XXI, los vehículos Porsche siguen siendo producidos a mano, con la diferencia de que el proceso está respaldado por numerosos asistentes digitales. Uno de ellos es la tarjeta electrónica de ruta del vehículo (EVRC, por sus siglas en inglés). A primera vista, tiene el mismo propósito que la clásica versión en papel: está destinada a proporcionar a los empleados la información que necesitan para materializar los deseos individuales de los clientes.

Roberto Hernández, Jefe de Planificación de la Fábrica de Zuffenhausen, la llama “guía para los trabajadores”. La inteligencia real se encuentra en segundo plano: el sistema de producción y prueba de Porsche conocido como PFPS. “Podemos imaginar el PFPS como el cerebro y el sistema nervioso central de todo el proceso de ensamblaje del vehículo. Todos los procesos de automatización y diagnóstico del vehículo, así como los resultados de las pruebas, son almacenados y pueden ser visualizados en la tarjeta electrónica de ruta del vehículo”, dijo Hernández. “Necesitamos esto como un requisito previo para lograr el alto nivel de personalización que tenemos en el ensamblaje: somos el único fabricante que maneja un volumen de esta magnitud”.

Jürgen Dangelmayr, Jefe de Planificación Informática de Fábrica de Zuffenhausen, y su equipo trabajan en la implementación operativa de la tarjeta electrónica de ruta de los vehículos. “La tarjeta nos permite coordinar a las personas con el vehículo y la fábrica y asegura un perfecto flujo de información”, dijo Dangelmayr, quien participó en la introducción del EVRC en 2004. En 2006, tras comenzar con el montaje, el sistema fue puesto en marcha para todo el proceso de producción.

Desde entonces ha habido numerosas ampliaciones funcionales, muchas de ellas basadas en las sugerencias de los trabajadores. La atención sigue siendo centrada en las personas, incluso en tiempos de digitalización. Por ejemplo, al principio, para realizar el diagnóstico del vehículo los empleados tenían que enchufar un cable en el auto. Desde 2007, este proceso es realizado de forma más o menos invisible, en segundo plano, a través de una red LAN inalámbrica. Los resultados aparecen entonces en el EVRC y también en los dispositivos móviles. Los empleados han usado las tabletas desde hace 10 años para tener a mano toda la información de cada auto, y esta funcionalidad también ha sido implementado recientemente a través de relojes inteligentes. Esto significa que toda la información está disponible dondequiera que la necesite el trabajador.

Paralelamente, las interfaces y la operatividad también han sido adaptados para garantizar la facilidad de uso y el funcionamiento intuitivo. “El funcionamiento intuitivo de los smartphones sirvió de modelo”, dijo Hernández.

¿La respuesta? “Extremadamente positiva. Los empleados lo ven como una verdadera ayuda en su trabajo diario”, dice encantado Jürgen Dangelmayr. “Esta respuesta es muy valiosa para nosotros. Hay un fantástico intercambio de información entre los usuarios y los desarrolladores”.

Los avances no se detienen. El ‘rastreo ocular’ es una de las ideas para el futuro. Su objetivo es permitir que el contenido que aparece en la pantalla pueda ser controlado solo con los ojos. “Somos conscientes de que nos involucramos en estos temas desde muy temprano”, enfatizó Hernández. “Así que naturalmente también queremos estar en primera línea”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: