Mi vida con un Nissan LEAF: la elección de un amante de los superdeportivos de volverse eléctrico

¿Qué haría que un ingeniero y fanático de los vehículos superdeportivos, cambiara su auto deportivo alemán por un vehículo eléctrico y se convirtiera en el primer propietario de un Nissan LEAF en Singapur? La respuesta: una prueba de manejo de 30 minutos a borde de un vehículo único.

“Me enamoré de inmediato. LEAF me ofrecía todo lo que necesitaba en un vehículo, y sabía que quería uno. Lo compré en una semana”, explica de manera sonriente Christian Sauzedde, director general de Astuce Technologies y primer propietario de Nissan LEAF en Singapur.

Si bien el cambio de conducir un superdeportivo a un vehículo eléctrico puede parecer extremo, cuando conoces a Christian – un enérgico ingeniero nacido en Francia, quien es residente de Singapur desde hace 30 años, te das cuenta de que los vehículos se han convertido en una forma de representarlo a él, sus pasiones y sus aspiraciones a través de los años.

Él recuerda, cuando creció en París en la década de 1950, el primer momento emocionante fue ver a su padre pasar “de una bicicleta a un vehículo”, el primer encuentro con la forma en que un vehículo puede cambiar la vida. “Mi padre y yo fuimos a ver el vehículo, y yo estaba muy emocionado. Desde ese momento, un vehículo representó libertad para mí. Puedes ir a donde quieras, cuando quieras”. 

Luego, a los 18, cuando no podía permitirse el lujo de comprar un vehículo, Christian hizo lo mejor que podía hacer – construyó un buggy para dunas ensamblando piezas de otro auto, cortando el chasis a mano y luego cambiando su motor. Durante las siguientes décadas, el amor de Christian por la mecánica y los motores continuó con los superdeportivos, por lo que ha tenido siete. 

Sin embargo, su carrera profesional instigó en él, el aspecto más significativo de su vida – la conciencia sobre el medio ambiente.

“Cuando comencé a trabajar en una fábrica de papel en París, me di cuenta de que no deberíamos usar los recursos del mundo tan generosamente. Debemos tener cuidado con lo que tenemos”, señaló. “Mi esposa y yo ahora somos dueños y dirigimos una empresa en Singapur que se especializa en pulpa y reciclado de papel. Me di cuenta de que mis actividades profesionales, que ahorran millones de toneladas de CO2 – no estaban acorde con mis elecciones personales de conducción”.

Por lo tanto, cambiar a un vehículo eléctrico fue una progresión natural. Después de tan solo una prueba de manejo, compró el Nissan LEAF. “Hay tantas cosas buenas sobre Nissan LEAF. El e-Pedal es una de las cosas más fantásticas. Solo presiono un pedal y tengo toda la potencia. La agilidad. El motor de 150 caballos de fuerza y ​​110 kilovatios-hora. La facilidad para conducir. Se siente como si el vehículo hiciera lo que tú quieras. Ni siquiera en un superdeportivo siento eso. En un superdeportivo, peleas con el vehículo”.

“Hay un nuevo placer de conducir que se obtiene con Nissan LEAF. La impresión es que es la proyección de mi propio movimiento. Es muy suave. Este vehículo es muy divertido de conducir. El torque es constante en la marcha más alta ¡Y ni siquiera extraño el ruido del motor de un superdeportivo!”

Más allá de la experiencia de conducción, es el aspecto de la sostenibilidad lo que realmente ancla su decisión de volverse eléctrico, y también de defenderlo ante los demás.

“¡Ser el primer propietario de un Nissan LEAF en Singapur es definitivamente un título! Pero, lo que es más importante, es que este vehículo representa un cambio en el que todos debemos pensar y sentirnos responsables. A medida que la población crece, el planeta no cambia de tamaño. Estamos tomando más de todo. ¿Qué va a quedar a largo plazo? No hay razón para desperdiciar”.

Ahora, seis meses después de haber sido propietario de un vehículo eléctrico, la última pregunta que queda es: ¿Qué le diría ahora a otro amante de los superdeportivos sobre cambiar a un eléctrico?

A lo que respondió: “Los vehículos eléctricos no son un compromiso entre rendimiento y comodidad. Solo inténtalo. Los motores eléctricos pueden alcanzar velocidades extremadamente altas. El rango también es perfectamente conveniente, ya que solo cargamos el vehículo durante nuestro tiempo en la oficina. El mundo será completamente eléctrico. Es cuestión de tiempo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: