El Porsche Taycan bate 13 récords británicos de resistencia

El Taycan, el primer Porsche ciento por ciento eléctrico, estableció 13 récords británicos de resistencia en el circuito de Brands Hatch con un notable grupo de destacados pilotos.

Brands Hatch no es ajeno a las hazañas históricas de Porsche en carreras de resistencia. En abril de 1970, un 917 en manos de Pedro Rodríguez y Leo Kinnunen ganó la carrera de 1000 kilómetros bajo la lluvia por una increíble diferencia de cinco vueltas. Y, en julio de 1984, Porsche ocupó los seis primeros puestos en la misma prueba, encabezados por el 956 de Jan Lammers y Jonathan Palmer.

En diciembre de 2020, dos Taycan acumularon la impresionante cifra de 13 récords tras cubrir una distancia de 1000 kilómetros en el célebre circuito británico. Motorsport UK certificó cada uno de esos récords. Afrontaron este esfuerzo maratoniano un Taycan 4S y un Turbo S, ambos de serie. Al volante se encontraban, entre otros pilotos, la leyenda de Le Mans Richard Attwood, el ex piloto de Fórmula 1 y de Porsche Jonathan Palmer, el campeón de la Porsche Carrera Cup GB 2020 Harry King y el campeón de la Porsche Sprint Challenge GB 2020 de las Islas Caimán, James Dorlin.

La prueba comenzó a las siete de la mañana y terminó a las diez de la noche, lo que significa que pasaron muchas horas rodando en Brands Hatch en completa oscuridad. Al igual que en la carrera de 1970, la lluvia intermitente y los fuertes chubascos hicieron que la superficie de la pista estuviera siempre húmeda, pero el equipo estelar de pilotos experimentados, que completaron dos o tres turnos de unos 90 minutos cada uno, demostró estar a la altura del desafío.

Los récords empezaron a caer rápidamente. En la categoría de “autos eléctricos de más de 1000 kilogramos”, el Taycan 4S se hizo con los récords de tiempo empleado con arrancada desde cero para recorrer 50 kilómetros, 50 millas, 100 km, 500 km, 500 millas y 1000 km, además del récord de distancia recorrida en una hora, también con arrancada desde cero: 98 kilómetros y 192 metros.

Al mismo tiempo y en la misma categoría, el Turbo S se adjudicó los récords de tiempo empleado para recorrer 200 kilómetros, 100 millas y 200 millas con salida desde cero, además de los récords de distancia recorrida en tres horas (252 kilómetros y 356 metros), seis horas (450 kilómetros y 065 metros) y 12 horas (915 kilómetros y 762 metros), siempre con salida estática.

Unos 50 años después de subir al podio en los 1000 Kilómetros de Brands Hatch con el 917, Attwood volvió al circuito para unirse a la alineación de pilotos en un Taycan 4S decorado en homenaje al equipo Porsche Salzburg. Y, 36 años después de su famosa victoria, Palmer condujo un Taycan Turbo S con colores que recordaban a los de su propio auto de 1984.

La falta de adherencia y la necesidad de conservar la carga exigieron que los pilotos trazaran las curvas lo más rápidamente posible. De esa forma, redujeron la pérdida de energía que se produce al frenar y volver a acelerar. Attwood y Palmer, acostumbrados a este tipo de gestión de la energía por su experiencia en carreras de resistencia, pudieron transmitirla a la siguiente generación, King y Dorlin. En las últimas vueltas, ambos autos consiguieron un ahorro de energía de alrededor de cinco por ciento por vuelta, gracias a que afinaron la técnica de conducción.

El evento puso a prueba las cualidades del Taycan de una forma particularmente difícil. También por las estrictas normas que fueron utilizadas para garantizar el cumplimiento del distanciamiento social. Sin embargo, la arquitectura de 800 voltios del Taycan permite un alto rendimiento constante, disminuye el peso y reduce el tiempo de carga. Una potencia máxima de carga de 270 kWh también hace posible que la Performance Battery Plus de 93,4 kWh pase del 5 al 80 por ciento de capacidad en solo 22,5 minutos en condiciones ideales, algo crucial para este intento de récords.

La sofisticada gestión térmica del Taycan demostró ser otro factor importante a la hora de recargar. El sistema inteligente y altamente eficiente utilizado para enfriar y calentar los componentes de alto voltaje evita posibles pérdidas de potencia por exceso de calor, además de optimizar la batería antes del proceso de carga. A pesar de una temperatura ambiente de solo ocho grados en Brands Hatch y del calor generado por la conducción constante a velocidad alta, la temperatura de la batería estuvo siempre dentro del rango adecuado.

En el transcurso de los 1000 kilómetros, el Taycan 4S pasó un total de tres horas y tres segundos entrando o saliendo de la zona de carga y cargando, con un total de seis paradas. En promedio, cada parada duró unos 30 minutos y ambos autos fueron cargados cada vez desde un cinco por ciento hasta un 85 por ciento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: