Maserati celebra el aniversario del A6G 2000

Partiendo de las raíces de Maserati para planificar su futuro: los valores de exclusividad, diseño único y el ADN 100% italiano de los coches del pasado, se renuevan actualmente en los modelos que marcan la Nueva Era de la marca.   Y es con este espíritu con el que Maserati celebra el 70 aniversario del A6G 2000.

El primer A6G 2000, un coche representativo de la serie A6, fabricado por Maserati entre 1947 y 1956, y nombrado así en homenaje a Alfieri Maserati (de ahí la letra A) con el número 6 indicando el tipo de motor (6 cilindros en línea) se entregó hace 70 años, exactamente en febrero de 1951.

Este nuevo modelo fue el que reemplazó al deportivo A6 1500, y su nombre hacía referencia al hierro fundido (o “ghisa”) con el que estaba hecho el bloque motor, de ahí la letra G, y a los 2.000 cc de cilindrada.

La necesidad de aumentar la capacidad de potencia en respuesta a la tendencia que se generalizaba en el mercado italiano de exigir automóviles de mayor rendimiento, en parte por la mejora de las condiciones económicas del país, llevó a Maserati hasta el motor dos litros A6GCS con el que se aprovechaba al máximo el potencial del chasis del A6.

El aumento de cilindrada, en comparación con el anterior A6, se logró gracias a un preciso trabajo de ingeniería tanto en el diámetro como en la carrera del motor de 6 cilindros en línea. El motor mejorado, con una cilindrada de 1.954,3 cc, alcanzó una potencia de entre 90 y 100 CV dependiendo de la configuración final, lo que permitía una velocidad máxima de 180 km/h. Un claro manifiesto del espíritu deportivo y la calidad de los coches Maserati.

El Salón del Automóvil de Turín de 1950 fue el escenario perfecto para la presentación del A6G 2000, que Maserati presentó en dos versiones: un sedán dos puertas con cuatro plazas, firmado por Pininfarina;  y un convertible diseñado por Pietro Frua.

Dieciséis de estos coches se ensamblaron en 1950 y 1951: nueve con la carrocería de Pininfarina, más cinco descapotables y un coupé de Pietro Frua. Alfredo Vignale solo produjo un automóvil, un A6G 2000 coupé bicolor con su característico estilo deportivo.

La tracción trasera, una caja de cambios de cuatro velocidades y marcha atrás, y un embrague monodisco montado en seco completaban las características del nuevo A6G 2000, además de las suspensiones delanteras independientes y suspensiones traseras de eje rígido con ballestas. Las cuatro ruedas montaban frenos de tambor con control hidráulico y las llantas de acero macizo o de radios completaban una combinación, cuidadosamente elegida, entre artesanía e innovación tecnológica. Un conjunto que hacía de este vehículo, fabricado para unos pocos, un icono del panorama automovilístico de la época.

La singularidad, la deportividad y el “made in Italy” son valores fundamentales del ADN de Maserati, que todavía se mantienen visibles en los nuevos modelos que caracterizarán los próximos años, con soluciones tecnológicas de vanguardia.

Innovador por naturaleza, Maserati planifica su futuro manteniendo la fe en su pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: