Los nuevos BMW M3 Competition y M4 Competition Coupé con tracción M XDrive

Más prestaciones, más ruedas motrices y una mayor dosis de la inimitable sensación de conducción M. Apenas unos meses después de ponerse a la venta los nuevos BMW M3 y BMW M4, BMW M GmbH añade otras dos versiones a la gama, ofreciendo por primera vez en sus deportivos de altas prestaciones del segmento medio premium el sistema de tracción total M xDrive. La precisa transferencia de la potencia a las cuatro ruedas aporta un dinamismo superior a los BMW M3 Competition y BMW M4 Competition Coupé equipados con el sistema M xDrive.

La potencia del motor de seis cilindros en línea de 375 kW/510 CV que montan los nuevos modelos se gestiona a través de una caja de cambios automática M Steptronic de ocho velocidades con Drivelogic. El sistema de tracción total M reparte la potencia entre las ruedas delanteras y traseras según sea necesario para mejorar la agilidad, la direccionalidad, la tracción y el dinamismo, centrado en la conducción en todo momento. Esto permite al conductor vivir una interpretación embriagadora del distintivo rendimiento característico de los M que se refleja, entre otras cosas, en una aceleración aún más rápida. El lanzamiento de los BMW M3 Competition M xDrive y BMW M4 Competition Coupé M xDrive se pondrá en marcha en julio de 2021.

Sistema M xDrive y diferencial M Activo para una dinámica de conducción superior.

El sistema M xDrive especialmente puesto a punto para transmitir la potencia ofrece, por primera vez, una alternativa a la clásica propulsión trasera en una gama de modelos de altas prestaciones de BMW M GmbH, teniendo la misma capacidad de dibujar una sonrisa a sus conductores. Junto al sistema de tracción total se encuentra el diferencial M Activo, que también garantiza una distribución del par motor a las ruedas traseras completamente variable en función de cada situación. Esto ayuda a transferir el par motor a la carretera sin sufrir pérdidas de tracción, especialmente cuando el coche está empujando con fuerza o tiene menos agarre en un lado. El sistema M xDrive y el diferencial M Activo –junto con el control de tracción específico M- se combinan con el control dinámico de estabilidad (DSC) para garantizar una interacción precisa en función de las condiciones de conducción. El objetivo es ofrecer una experiencia de conducción extremadamente dinámica, que combine las sensaciones típicas de un M con una tracción y una estabilidad notablemente mejoradas.

El sistema M xDrive utiliza un embrague multidisco controlado electrónicamente en la caja de transferencia para distribuir de forma suave y totalmente variable el par motor entre las ruedas delanteras y traseras. El suministro de aceite del embrague multidisco se ha optimizado para que el sistema de reparto variable de la potencia siga funcionando con eficacia incluso en las condiciones de conducción más exigentes en circuito. La tarea de transmitir la potencia a los diferenciales delantero y trasero está a cargo de unos ejes de transmisión diseñados específicamente para los BMW M3 Competition y BMW M4 Competition con sistema M xDrive. Los ejes de salida que transfieren el par motor a las ruedas también son elementos hechos a medida. El sistema de tracción total cuenta con una configuración que prioriza el envío de potencia al eje trasero, al clásico estilo M. Normalmente, la potencia se transmite por completo a atrás, y las ruedas delanteras sólo entran en juego cuando las traseras no pueden transferir más potencia a la carretera.

La caja de transferencia cuenta con una unidad de control a medida y un control de deslizamiento limitado integrado. Esto le permite compensar cualquier diferencia en la velocidad de rotación entre las ruedas delanteras y traseras de forma excepcionalmente rápida sin tener que involucrar a la gestión central del DSC. El resultado es un rendimiento de la tracción total mejorado, cuyo efecto principal intensifica la sensación de aplomo por la que son conocidos los modelos M en situaciones de conducción de elevado dinamismo, como el paso por curva con un derrape controlado.

Las mejoras en la tracción, la estabilidad, la agilidad y el dinamismo que aporta la combinación del sistema M xDrive y el diferencial M Activo también se traducen en una capacidad de aceleración superior. Los BMW M3 Competition y BMW M4 Competition con sistema M xDrive necesitan sólo 3,5 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado, lo que los convierte en 0,4 segundos más rápidos que sus equivalentes de propulsión trasera.

La transmisión dinámica de la potencia a la carretera en los BMW M3 Competition y BMW M4 Competition Coupé con sistema M xDrive tiene lugar a través de las llantas de aleación ligera M de 19 pulgadas de diámetro en el eje delantero y de 20 pulgadas en el trasero, que forman parte del equipamiento de serie. Las llantas forjadas con diseño de radios dobles en acabado Jet Black están equipadas con neumáticos de 275/35 R19 delante y 285/30 R20 detrás. También están disponibles como opción unos neumáticos especialmente diseñados para circuito con las mismas dimensiones.

Las principales modificaciones técnicas optimizan las características de rendimiento.

La tecnología de tracción total de los nuevos BMW M3 Competition y BMW M4 Competition con sistema M xDrive se complementa con un eje delantero de doble articulación rediseñado para estos modelos y que presenta una geometría del eje delantero especialmente adaptada y una relación de giro ajustada individualmente.

Estas profundas modificaciones, desarrolladas a medida para el sistema de tracción total, garantizan que tanto las versiones de propulsión trasera pura como sus nuevos hermanos M xDrive destaquen por su deportividad sin concesiones. Los modelos de tracción total se benefician, además, de una versión especialmente adaptada del sistema de suministro de aceite del motor, diseñado para soportar un rendimiento extremadamente dinámico.

Los tres modos M xDrive permiten una sensación M personalizada.

El sistema M xDrive también permite al conductor adaptar las características y el rendimiento del sistema de tracción total a las condiciones de conducción y a sus preferencias individuales. El ajuste deseado puede seleccionarse directamente desde el menú de configuración del sistema operativo específico M, donde se puede elegir entre tres modos de entrega de potencia diferentes. En la configuración 4WD, por defecto, ofrece la máxima tracción y un control preciso de la conducción, manteniendo en todo momento un reparto de la potencia claramente orientado a la parte trasera. Al activar el modo 4WD Sport, se dirige una proporción aún mayor del par motor a las ruedas traseras, incluso en situaciones de conducción extremadamente dinámicas, lo que se traduce en una mayor agilidad. La acumulación progresiva de fuerzas laterales, tan característica de los modelos M, permite ahora también realizar derrapes controlados. El conductor también puede desconectar el sistema DSC y activar el modo 2WD, en el que la potencia se transmite únicamente a las ruedas traseras. Gracias al control de tracción M de serie la tracción puede ajustarse con precisión a través de los diez niveles que ofrece esta configuración, de la misma forma que en las versiones de propulsión trasera. Esta forma de transmitir la potencia sin ninguna intervención de los sistemas de control del chasis para estabilizar el vehículo permite a los conductores más habilidosos disfrutar de una experiencia de conducción pura y perfeccionar sus habilidades con la ayuda del M Drift Analyser de serie.

El conductor puede establecer y guardar su modo M xDrive preferido como parte de las dos configuraciones individuales M1 y M2, junto con los ajustes de la respuesta del motor, los de la amortiguación, las características de la dirección, los frenos y otros parámetros. Ambas configuraciones pueden activarse instantáneamente en cualquier momento pulsando uno de los dos botones M del volante.

Sensación individual M: Cuatro modelos, cada uno con su propio carácter.

Con la incorporación de dos versiones con tracción total a la gama, BMW M GmbH ofrece ahora una variedad inigualable de modelos medios de altas prestaciones. La potencia en los BMW M3 Competition y BMW M4 Competition Coupé se transfiere a las ruedas traseras, a través de una caja de cambios automática M Steptronic de ocho velocidades con Drivelogic.

A este dúo se unen ahora los recién llegados BMW M3 Competition y BMW M4 Competition con sistema M xDrive. Lo que significa que la última generación del modelo ofrece ya cuatro versiones con distinto carácter, proporcionando a cada una de ellas su propia receta individual para formar un sublime coche deportivo de altas prestaciones que ofrece una practicidad diaria sin restricciones. Los clientes pronto tendrán aún más posibilidades de combinar la distintiva visión M de la conducción deportiva con su estilo personal cuando la nueva edición del BMW M4 Cabrio se una a la gama a finales de este año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: