Los sistemas de dirección de Audi: precisión y control con el mínimo esfuerzo

Ya sea en carreteras con muchas curvas, en autopistas llenas de tráfico o en vías urbanas con baches camino al supermercado, un buen sistema de dirección debe cubrir el espectro completo de situaciones de conducción. Actualmente, Audi utiliza cinco sistemas de dirección diferentes, que contribuyen a la agilidad, el confort y la seguridad. Representan una conducción controlada y sin esfuerzo, con el típico tacto Audi, que garantiza una ejecución precisa y deportiva del movimiento del volante. 

Illustration for the Technology Lexicon

Cuando estamos situados al volante de un auto, el tacto específico de su dirección depende de una gran variedad de factores. Entre otros, el diseño general, el peso del vehículo y su distribución entre los ejes desempeñan un papel relevante, como también lo hacen los componentes individuales del chasis, los neumáticos y el sistema de dirección empleados. En los diferentes modelos de Audi, se reconoce enseguida ese tacto familiar; el auto gira con facilidad, suavemente, con precisión y sin apenas esfuerzo. Y esto es así sin que importe si se está estacionando, trazando curvas cerradas o sencillamente rodando tranquilamente por la ciudad. Los modelos Audi cambian de dirección con un alto grado de precisión, especialmente cuando se circula rápido en curvas cerradas.

Los cinco sistemas de dirección diferentes, que contribuyen a la agilidad, el confort y la seguridad de la gama Audi:

Tecnología punta: la dirección asistida electromecánica

La dirección asistida electromecánica es una tecnología punta que actualmente se encuentra en todos los automóviles modernos de gama alta. El sistema funciona sin componentes hidráulicos y, por tanto, ahorra una cantidad significativa de energía. Además, hace posible técnicamente los sistemas de asistencia con intervención en la dirección. Con este sistema se puede ajustar la asistencia de la dirección a la velocidad del vehículo, lo que contribuye a la estabilidad direccional. De este modo, el conductor tiene una sensación de dirección deportiva y obtiene una respuesta extremadamente precisa y diferenciada de la carretera.

System overview

Un amplio campo de aplicación: la dirección progresiva

“Progresiva” significa que la dirección se implementa de forma diferente en función del ángulo de giro del volante. Para ello la cremallera y los piñones de la dirección tienen una forma y un engranaje especial. Para grandes ángulos de giro, la relación de transmisión es menor y la dirección resulta muy directa. Cuando el conductor tiene que maniobrar o estacionar, basta con dos giros y medio del volante entre topes. Gracias a un engranaje que permite una relación más directa, los conductores experimentarán una mayor agilidad en las carreteras sinuosas. La asistencia se ajusta a la velocidad: a bajas velocidades mantiene un nivel alto para facilitar la maniobrabilidad y disminuye a medida que aumenta la velocidad. La dirección progresiva electromecánica es la tecnología más extendida en Audi cuando hablamos de sistemas de dirección.

Rotación reducida: la dirección dinámica

La dirección dinámica varía la desmultiplicación de la dirección hasta en un 100 por ciento, basándose en la velocidad de marcha, en el ángulo de la dirección y en el programa elegido en el sistema Audi drive select. El componente central es un engranaje superpuesto en la columna de dirección. Este sistema transmite los movimientos del conductor sobre el volante de una forma tan directa como en un vehículo con una dirección convencional. Además, existe un vínculo mecánico directo con el engranaje en el eje delantero y el feedback asociado a las fuerzas en las ruedas. Cuando el engranaje de superposición es controlado por el motor eléctrico, aumenta o disminuye el ángulo de dirección, lo que ajusta constantemente la desmultiplicación en función de la situación de conducción. Esto mejora el confort y el

comportamiento. A bajas velocidades, por ejemplo, en tráfico urbano o maniobras, la dirección dinámica opera muy directamente: el volante describe de tope a tope solo dos vueltas completas. La fuerza de servoasistencia es también alta, facilitando mucho las maniobras de estacionamiento. En carreteras secundarias, la inmediatez de la respuesta y la fuerza de asistencia se reducen progresivamente. A velocidades típicas de vías rápidas, como en autopista, se aplican desmultiplicaciones más lentas y baja fuerza de asistencia para suavizar los movimientos irregulares de la dirección, logrando una impresionante estabilidad lineal.

Agilidad: la dirección a las cuatro ruedas

Audi introdujo la dirección a las cuatro ruedas en 2014 con el Audi Q7, estableciendo un nuevo estándar en cuanto a la agilidad. El sistema puede ajustar los ángulos de giro de las ruedas en los ejes delantero y trasero de forma independiente. Utiliza la dirección asistida electromecánica en el eje delantero y una cremallera de accionamiento eléctrico con dos brazos de conexión en la parte trasera. La señal de giro se transmite a los actuadores de la parte trasera del auto mediante un sistema by-wire. A bajas velocidades las ruedas traseras giran hasta cinco grados en sentido contrario a las delanteras, lo que reduce el radio de giro en aproximadamente un metro y resulta especialmente beneficioso en maniobras y al estacionar. A partir de unos 60 km/h las ruedas traseras siguen el movimiento de las delanteras.

Al girar hasta dos grados en la misma dirección se mejora el comportamiento dinámico a velocidades de autopista, lo que se traduce en un aumento de la estabilidad en situaciones de viraje. Además, la dirección a las cuatro ruedas contribuye a que los SUV de la clase de lujo de Audi se encuentren entre los modelos más ágiles de su segmento.

Combinación superior: la dirección dinámica a las cuatro ruedas

Una evolución de la dirección a las cuatro ruedas es la dirección dinámica a las cuatro ruedas, que se puede instalar de forma opcional en los Audi A6, A7 y A8, y es equipamiento de serie en el S8. Actualmente es la tecnología más avanzada entre los sistemas de dirección de Audi. Combina la dirección dinámica en el eje delantero con la dirección en el eje trasero. Con este sistema, que ofrece importantes ventajas, Audi explora los límites de lo físicamente posible. Combina una respuesta directa y deportiva de la dirección con una estabilidad de conducción superlativa; o, en pocas palabras: manejabilidad con una precisión extremadamente alta. La relación global de la dirección varía en un rango de 9.5 a 17.0: directa a bajas velocidades y estable a altas velocidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: