Bridgestone comparte los siguientes consejos básicos de seguridad vial en condiciones lluviosas

Conducir bajo la lluvia puede ser arriesgado por factores como la neblina, el viento, los rayos, así como calles inundadas y resbaladizas. Según datos del Centro de Experimentación y Seguridad Vial México (CESVI), en época lluviosa los accidentes de tránsito aumentan entre 15% y 20%, los cuales llegaron a la suma de 362 mil en 2019, según datos del INEGI.

Para una mayor seguridad mientras conduce, Bridgestone comparte los siguientes consejos básicos de seguridad vial en condiciones lluviosas:

  1. Llantas: Revise siempre que las llantas estén en buen estado y que tengan la presión de aire adecuada, la cual debe comprobarse al menos una vez por semana. El chequeo de alineación y balanceo aumenta la vida útil de las llantas y mejora la maniobrabilidad del vehículo. Además, se recomienda rotar las llantas por lo menos cada 10 mil kilómetros de recorrido para evitar un desgaste irregular.
  1. Parabrisas: Debe estar limpio especialmente en la parte interna del carro pues la grasa y la suciedad hacen que se empañen más fácilmente.
  1. Luces: Es importante que los conductores que vienen detrás o en sentido contrario determinen la distancia en que viajan. Si debe conducir con lluvia intensa, encienda las luces delanteras y traseras.
  1. Aire acondicionado: El cambio de temperatura interior/exterior empaña los vidrios. Utilice la recirculación del aire acondicionado para mantener los parabrisas sin empañarse. 
  1. Frenos: Sobra decir que los frenos son importantísimos durante las lluvias pues deberán estar listos para reaccionar ante imprevistos de todo tipo.
  1. Disminuya la velocidad: Al llover el agua se mezcla con la suciedad y el aceite en la carretera por lo que ésta se vuelve resbaladiza. La mejor manera de evitar los derrapes es bajar la velocidad.
  1. Mantenga la distancia con el auto delantero: Como la carretera se vuelve más inestable se requiere más distancia para frenar. 
  1. Conduzca por el carril derecho: Hacerlo como medida de protección pues tendrá más espacio para maniobrar ante imprevistos y estará alejado del tráfico en el sentido opuesto.
  1. Cuidado con los charcos, pozos y corrientes de agua: Transitar por donde hay cantidades de agua empozadas o en movimiento debe hacerse con sumo cuidado pues se reduce la adherencia de las llantas al asfalto y se puede perder el control.

La conducción con lluvia requiere una mayor atención al volante ante la disminución de la adherencia de las llantas con la carretera. El asfalto se vuelve deslizante y se crean pozos de agua, cuando las precipitaciones son elevadas, que pueden producir el temido hidroplaneo, para el cual se recomienda mantener la calma, no maniobrar el volante y soltar el acelerador para recuperar el control. 

 “Mantener el vehículo en óptimas condiciones, es un trabajo que debemos realizar periódicamente, sin embargo, debemos tomar mayores precauciones con la época lluviosa. Las llantas deben tener siempre la presión adecuada y además hay que asegurarse de que no estén desgastadas, ya que esto podría provocar derrapes en carretera.  Además, se recomienda secar los frenos después de conducir por el agua, mantener una velocidad prudente y evitar a toda costa frenar repentinamente”, comentó Carlos Mondragón, Gerente de Ingeniería de Ventas de Bridgestone Latinoamérica Norte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: