El consumo de alcohol perjudica la capacidad de las personas para ejecutar una serie de acciones motoras. Conducir vehículos es una actividad que requiere de precisión, dependiendo, en gran medida, de las habilidades, los reflejos y la capacidad de tomar decisiones rápidas. La capacidad de reacción de un conductor que ha consumido alcohol se puede reducir en un 10% a 30% en comparación con una persona sobria. Además, la visión se vuelve borrosa y las nociones de distancia, velocidad y peligro se deterioran.

  • El deterioro e inhibición de tu cuerpo, incluidos los reflejos, no depende del tipo de alcohol consumido, sino de la cantidad de bebidas durante un cierto período de tiempo. A pesar de los mitos y conceptos erróneos, el café, una ducha fría o el ejercicio no harán que una persona esté más sobria; sólo el tiempo lo hará e incluso varia el tiempo de recuperación según la persona.
  • En promedio, un conductor ebrio conducirá 80 veces bajo los efectos del alcohol antes de su primer accidente o detención.
  • Cada 51 minutos en Estados Unidos, alguien muere en un accidente por conducir ebrio.
  • Alguien resulta lesionado en un incidente de conducción en estado de ebriedad cada 120 segundos.
  • Los accidentes de tráfico son la principal causa de muerte entre los adolescentes y aproximadamente 1/3 de estos accidentes involucran alcohol u otra sustancia.
  • Los niños y adolescentes que se involucran con el alcohol a una edad temprana tienen 7 veces más probabilidades de verse involucrados en un accidente relacionado con el alcohol en sus vidas.

Recuerda que no solo te cuidas tu al ser un conductor responsable, cuidas a los que irían contigo y alrededor de tu auto. Si bebes no manejes, opciones de movilidad hay muchas, pero ser responsable es tu decisión.

#DontDrinkAndDrive