Volvo cars y su concepto de Recharge, explicado

Considerado como un manifiesto del futuro de Volvo Cars, el concepto Recharge Pure Electric significa mucho más que mostrar el próximo lenguaje de diseño y la estrategia de producto de la compañía.

Con el concepto Recharge, Volvo Cars muestra los pasos que dará en todas las áreas del desarrollo de vehículos eléctricos puros con el fin de reducir la huella de carbono de sus automóviles y de la compañía en general. El objetivo de la empresa para 2030 es vender únicamente vehículos eléctricos puros y, para 2040, ser una empresa circular y neutra desde el punto de vista climático.

Mediante el uso de materiales sostenibles en el interior del vehículo, equipándolo con neumáticos de materiales reciclados y renovables, mejorando la aerodinámica y adoptando otras medidas, Volvo Cars puede dar un paso de gigante a la hora de reducir la huella de carbono que dejan sus vehículos.

Si estas medidas se combinan con el uso de una energía limpia en una cadena de suministro, un proceso de fabricación y una fase de utilización del vehículo descarbonizados, Volvo Cars cree que logrará reducir un 80% el impacto de CO2 del ciclo de vida de sus vehículos en comparación con el Volvo XC60 de 2018, y todo ello sin perder las cualidades premium a las que tanta fama deben los vehículos Volvo.

De esta forma, el concepto Recharge tendría un impacto global de CO2 durante su vida útil por debajo de las 10 toneladas si se cargase al 100% con energías renovables.

«Ahora que estamos entrando en la era de los vehículos eléctricos, la autonomía que ofrezca una carga completa va a ser un factor fundamental», comenta Owen Ready, responsable de Estrategia y Diseño de Marca en Volvo Cars. «Lo fácil sería añadir más baterías, pero no es lo mismo que añadir un depósito de combustible más grande hoy en día: las baterías añaden peso y aumentan la huella de carbono. En lugar de tomar una medida así, tenemos que mejorar la eficiencia global para aumentar la autonomía. Con el concepto Recharge exploramos la tensión que existe entre la necesidad de mejorar la eficiencia y el deseo de tener el mismo espacio, la misma comodidad y la misma experiencia de conducción que con los SUV actuales».

Volvo Cars está a la vanguardia en lo relativo al uso de materiales sostenibles y naturales en sus vehículos, y el concepto Recharge es una prueba más de su dedicación para avanzar en la consecución de este objetivo.

El diseño interior está repleto de materiales sostenibles, tanto naturales como reciclados: por ejemplo, lana sueca obtenida de un modo responsable, tejidos ecológicos y compuestos ligeros creados a partir de fuentes naturales. La lana sueca obtenida de un modo responsable se transforma en un tejido transpirable totalmente natural, sin ningún aditivo. Este cálido y suave material se utiliza en los respaldos de los asientos y en la parte superior del panel de instrumentos. De forma similar, el suelo y la parte inferior de las puertas van revestidos con una elegante moqueta 100% lana.

Los cojines de los asientos y las superficies táctiles de las puertas están fabricados con un material ecológico que contiene fibras de celulosa Tencel™. Este tejido tiene una gran resistencia y es muy suave al tacto. Con la utilización de fibras Tencel, producidas mediante un proceso de alta eficiencia energética e hídrica, los diseñadores de Volvo pueden reducir el uso de plásticos en el interior de los vehículos.

En los respaldos y los reposacabezas de los asientos, así como en parte del volante, se ha utilizado un nuevo material creado por Volvo Cars, que recibe el nombre de Nordico. Se trata de un material blando fabricado con componentes de origen biológico y reciclados que proceden de bosques sostenibles de Suecia y Finlandia, lo que supone una huella de CO2 un 74% menor que la de la piel.

En otros lugares del interior, incluidas las zonas de almacenamiento inferiores, la parte posterior del reposacabezas y el reposapiés, el concepto Recharge utiliza un compuesto de lino desarrollado por Volvo Cars en colaboración con sus proveedores. Está fabricado con fibras de la planta del lino mezcladas con compuestos para obtener un diseño resistente y ligero, pero atractivo y natural a la vez.

En el exterior, los paragolpes delanteros y traseros y las molduras del larguero también están fabricados con compuesto de lino. Utilizar un compuesto de lino tanto en el interior como en el exterior permite reducir considerablemente el uso de plástico.

«Con el concepto Recharge hemos creado un espacio familiar cómodo y funcional», comenta Lisa Reeves, responsable de Diseño interior. «En el habitáculo hemos conseguido sofisticadas formas mediante el uso de materiales naturales y la armonización de texturas y tonos, reflejando la elegancia atemporal del diseño escandinavo premium».

Ahora que el motor de combustión interna deja paso a un motor puramente eléctrico, los neumáticos desempeñan un papel aún más importante. No solo son fundamentales para la seguridad, sino que también contribuyen en gran medida a la autonomía de la batería del vehículo. Por ello, los neumáticos de los vehículos eléctricos siempre tienen que estar a la vanguardia del desarrollo tecnológico.

Ese es el motivo por el que el concepto Recharge lleva unos neumáticos especiales, fabricados por Pirelli, en los que no se ha empleado aceite mineral y que se han fabricado con un 94% de materiales no fósiles, incluidos materiales reciclados y renovables como el caucho natural, el biosílice, el rayón y la biorresina. Esta solución refleja el planteamiento circular que comparten Volvo Cars y Pirelli, que busca reducir el consumo de recursos y el impacto medioambiental.

Pero aparte de los materiales sostenibles, el motor eléctrico y los neumáticos especiales, el concepto Recharge también mejora la credibilidad medioambiental de los SUV a través de la eficiencia y la aerodinámica.

Con el concepto Recharge, Volvo Cars imagina el futuro de la aerodinámica. Incorpora características aerodinámicas innovadoras, como detalles de diseño exterior que mejoran la circulación del aire, un nuevo diseño de las llantas, un techo más bajo y una parte trasera más vertical.

Toma la forma clásica de un SUV, pero mejora la circulación del aire para aumentar la autonomía, a la vez que ofrece las increíbles oportunidades de espacio inherentes a los vehículos eléctricos en los que el suelo está más bajo.

«Aunque los consumidores siguen demandando las ventajas que aportan los SUV, nuestro objetivo es fabricar vehículos que ofrezcan toda la seguridad y el confort que buscan, pero que también reduzcan su impacto medioambiental», apunta Owen Ready.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: