Con el lanzamiento del nuevo NX, Lexus ha hecho mucho más que crear un nuevo vehículo: ha iniciado una revolución en lo que se refiere al enfoque de desarrollo de vehículos.

La segunda generación del SUV de lujo de tamaño medio de Lexus, es el primer modelo desarrollado mediante nuevas técnicas y estrategias, con vistas a alcanzar unas cotas de calidad y rendimiento dinámico superiores si cabe. El ingeniero jefe, Takeaki Kato, explica: “El esquema de desarrollo de Lexus se modificó sustancialmente para el nuevo NX. Incorporamos de forma generalizada el desarrollo digital o basado en modelos, usando recursos informáticos para conseguir un diseño más inteligente. Así, por ejemplo, hemos podido detectar todas las irregularidades durante el proceso de control de calidad.

Al tiempo que se adoptaban nuevas herramientas digitales, se seguían utilizando elementos físicos para confirmar los aspectos sensoriales del NX: su apariencia, textura y sonido para el cliente.

El elemento humano también goza de una prioridad renovada en el desarrollo del comportamiento dinámico del NX. Se contó con la ayuda de pilotos de competición profesionales para probar el NX en el circuito de Lexus en Shimoyama, y sus impresiones sirvieron para perfeccionar la respuesta y el tacto de conducción del vehículo.

La gestión de costes es otro aspecto a tener en cuenta, sobre todo en lo que se refiere a reducir el coste de las tecnologías existentes para poder ofrecer a los clientes innovaciones tecnológicas avanzadas a su alcance.

Estas premisas se incorporarán en todos los modelos futuros de Lexus, y seguirán evolucionando, con una colaboración más intensa entre los ingenieros jefe para que la marca pueda abrir una nueva etapa.

Un vehículo realmente “nuevo”

Incluso a primera vista, es fácil reconocer el nuevo NX como sucesor del SUV de lujo original de Lexus. Sin embargo, si bien hay un claro vinculo visual entre los dos modelos, en términos de evolución del diseño y estilo, se trata de dos vehículos muy diferentes; de hecho, más del 95% de los componentes son de nuevo desarrollo. Este enfoque cubre todos los aspectos del nuevo NX: rendimiento, marcha, manejo, seguridad, confort, conectividad, etcétera.

Los cambios se extienden a todos y cada uno de los aspectos del vehículo, desde los componentes del motor a una gran variedad de detalles, como los asientos, el volante, los sistemas multimedia Lexus Link, las funciones de seguridad del Lexus Safety System+, las llantas, los retrovisores exteriores e incluso el motor eléctrico gracias al cual el funcionamiento del portón trasero es más rápido y silencioso. En todos los casos, el objetivo era ofrecer una experiencia mejorada al cliente, desde la forma en que funciona a su aspecto, sonido y textura.

Una nueva plataforma para ofrecer Lexus Driving Signature

Quizás no hay ninguna característica tan fundamental para el carácter y la calidad del vehículo como la plataforma de Arquitectura global de Lexus K–Lexus Global Architecture K (GA-K)– sobre la que se ha desarrollado. Gracias a esta nueva plataforma, el centro de gravedad del NX es 20 mm más bajo, lo que ha ayudado a conseguir un mejor equilibrio entre la parte delantera y trasera del vehículo. El chasis también es un 30% más rígido que el del modelo anterior, algo que resulta clave para su agilidad, estabilidad y respuesta, además de ofrecer una protección superior contra impactos.

Por otra parte, esa es la base para hacer posible la conducción característica de Lexus –Lexus Driving Signature–. Se trata de una cualidad definitoria de los nuevos modelos de Lexus, que radica en una respuesta dinámica optima al uso del volante, el acelerador y los frenos, para trasladar al conductor una sensación de confianza, control y conexión con el vehículo en todo momento. Además de la nueva plataforma, Lexus también ha montado nuevos sistemas de frenado, dirección y suspensión, coordinados y ajustados para ofrecer un rendimiento constante y uniforme.

La calidad dinámica también viene reforzada por el nuevo enfoque adoptado respecto a la construcción del NX. Se emplean aceros innovadores que son al mismo tiempo ligeros y excepcionalmente resistentes, nuevas tecnologías de soldadura láser, adhesivos avanzados en la carrocería e ingeniosas técnicas de refuerzo con varias láminas soldadas a medida –Tailor-Welded Blanks– para limitar el peso.  La atención al detalle llega hasta el punto de incorporar un nuevo sistema de doble enganche para sujetar mejor el capó. En combinación con un componente de refuerzo, este sistema incrementa la rigidez del vehículo y suprime las vibraciones al circular a gran velocidad.