Ningún otro fabricante ofrece tres variantes híbridas distintas en la gama de un mismo modelo. Pero Porsche va dos pasos más allá con el Panamera 4 E-Hybrid, el 4S E-Hybrid y el Turbo S E-Hybrid, que además se presentan con tres carrocerías diferentes: limusina deportiva, Sport Turismo y Executive (de batalla larga) (*). Fabian Mechtel fue la persona encargada de llevar estos híbridos a la carretera para probarlos y obtener información de cada uno de ellos. 

Pequeños ajustes con grandes resultados 

El rediseño del nuevo Panamera puede parecer sutil a primera vista, pero es muy efectivo. El frontal Sport Design, con sus tomas de aire más grandes y sus luces diurnas integradas, otorga a todas las variantes un nuevo aire de dinamismo. La nueva banda de luz continua en la parte trasera agrega un punto de dramatismo, especialmente por la noche y en combinación con los nuevos contornos de los grupos ópticos posteriores. 

Lo más fascinante se encuentra bajo el largo capó 

El Porsche Panamera es un auténtico deportivo, independientemente del tipo de carrocería y del motor elegidos. Y en todo deportivo late un fuerte corazón bajo el capó, si bien los modelos híbridos aportan algunos ingredientes extra que aumentan la emoción. Entre otros, el motor eléctrico de 136 CV (100 kW) de potencia, que está integrado perfectamente con la transmisión de doble embrague PDK de ocho velocidades, entrega sus 400 Nm de par directamente a las ruedas. 

Story image

En el Panamera rediseñado, el citado motor eléctrico, que es el mismo para las tres variantes híbridas, se alimenta de una batería de mayor capacidad. Gracias a la química de sus modernas celdas, el almacenamiento de energía fue incrementado significativamente manteniendo el mismo tamaño de la batería. Así, la capacidad alcanza ahora 17,9 kWh en lugar de los 14,1 kWh anteriores. Esto permite cubrir hasta 64 kilómetros en conducción puramente eléctrica. 

Una mejor gestión de la energía garantiza una mayor eficiencia 

La gran autonomía del Panamera híbrido también tiene mucho que ver con el preciso sistema de gestión de la energía, en el que entran en juego muchas variables dentro de unos cálculos de gran complejidad. Sin embargo, con los cuatro modos de conducción solo hay que seleccionar la opción más adecuada y el sistema E-Hybrid hace el resto por sí solo. 

E-Power: un modo ultrasilencioso para la conducción eléctrica diaria 

Todos los Panamera E-Hybrid arrancan silenciosamente en el modo E-Power que, de forma totalmente automática, es capaz de combinar el motor eléctrico y el motor biturbo de gasolina en aceleraciones intensas o cuando no se ha alcanzado el nivel mínimo de carga de la batería. Con este modo seleccionado, el conductor recibe una respuesta háptica a través del pedal del acelerador, que puede usar para controlar la transición de la conducción puramente eléctrica a la híbrida: si el conductor presiona el pedal más allá de la mitad de su recorrido estará usando toda la capacidad eléctrica disponible y el motor de combustión pronto se pondrá en marcha. 

Story image

Esto puede parecer complicado, pero es en realidad sencillo y, sobre todo, intuitivo en el uso diario. El uso de los motores se puede combinar con mucha precisión mediante el sistema de control inteligente. Gracias a ello, el Panamera puede ser conducido fácilmente en modo puramente eléctrico sin que se active el motor térmico. Por lo tanto, los desplazamientos cotidianos en modo cero emisiones no son un problema. 

Hybrid Auto: máxima eficiencia en todo momento 

Quienes recorran distancias más largas obtendrán la mayor eficiencia del sistema de propulsión E-Hybrid en el modo Hybrid Auto. En este caso, no solo se incluyen el perfil de conducción, el nivel de carga, la topografía y la velocidad en el cálculo de la estrategia operativa óptima, sino también los datos del navegador si se ha programado un destino en el sistema de navegación del automóvil (**). Esto significa que el uso más eficiente de ambos sistemas de propulsión siempre se calcula sobre la base de una ruta en tiempo real. En un tramo de autopista, por ejemplo, la batería recibe más carga si el sistema prevé que, a continuación, el auto va a transitar por una ciudad, donde tiene sentido utilizar el motor eléctrico. Es esta capacidad de previsión lo realmente llamativo, ya que mantiene siempre la batería en su nivel de carga correcto, para así poder completar el viaje en silencio y sin emisiones en zonas urbanas y residenciales. 

E-Hold y E-Charge: una estrategia individual aún más inteligente 

Los automóviles no siempre son conducidos con la navegación activada. Es el caso, por ejemplo, de los desplazamientos cotidianos. Aquí es donde el Panamera E-Hybrid ofrece una función inteligente mediante el modo E-Hold, que mantiene el nivel de carga actual y fuerza el uso del motor de combustión. En cualquier momento el conductor puede volver a presionar el botón para hacer la parte final de la ruta únicamente con energía eléctrica. 

Story image

Otra característica de los híbridos de la gama Panamera es que pueden cargar su batería de alto voltaje durante la conducción. Con el modo E-Charge, el motor de combustión biturbo genera más energía de la que es necesaria únicamente para la propulsión y almacena el exceso en la batería. Para garantizar la máxima eficiencia en este modo, la estrategia de carga de la batería fue revisada significativamente en comparación con la de su predecesor. En los nuevos modelos Panamera E-Hybrid, la batería solo se carga hasta el 80 por ciento en el modo E-Charge. Por encima de este límite la carga se vuelve más ineficiente y además queda menos almacenamiento para la recuperación. Por lo tanto, si se tuviera que convertir mucha energía en descensos de pendientes o en fuertes frenadas, no habría suficiente espacio para guardar este exceso de energía, que finalmente no se utilizaría. La nueva estrategia de carga permite ganar valiosos puntos en materia de eficiencia. Por otro lado, la potencia de carga de 7,2 kW en el modo E-Charge coincide exactamente con la del cargador integrado opcional. 

Sport y Sport Plus: cuando el nombre lo dice todo 

En el modo Sport, el foco está puesto en las prestaciones. Ambos motores trabajan en tándem para garantizar la mejor dinámica de conducción. Al mismo tiempo, el sistema de administración de energía está diseñado para garantizar que siempre haya un remanente en la batería para servir de refuerzo en situaciones puntuales. El modo Sport Plus va un paso más allá. Aquí, la atención se centra en ofrecer el máximo rendimiento, por lo que el mapa de cada sistema se ajusta aún más. La alimentación de la batería mediante el motor de combustión (a 12 kW) garantiza la potencia de carga más alta de todos los modos de conducción, lo que permite alcanzar el nivel máximo de 80 por ciento más rápido incluso que con el cargador integrado opcional. 

Porsche Panamera 4 E-Hybrid: una berlina majestuosa 

El Panamera 4 E-Hybrid es el modelo de acceso a la gama electrificada del Panamera y ofrece una potencia conjunta de 462 CV (340 kW), gracias a su motor eléctrico de 136 CV (100 kW) y a su motor biturbo V6 de 2.9 litros que rinde 330 CV (243 kW). Aún más impresionante, sin embargo, es el par total de 700 Nm, que está disponible a partir de 1000 rpm. Especialmente cuando el conductor activa el modo Sport, el 4 E-Hybrid hace gala de una potencia contundente y aparentemente interminable.

Story image

En cualquier caso, este modelo no debe reducirse simplemente a sus cifras de rendimiento. En el Panamera 4 E-Hybrid el conductor siente una especial sensación de ligereza, que le lleva a disfrutar de la potencia del auto sin apenas esfuerzo. Se trata de dar rienda suelta a este Porsche híbrido, sin forzarlo. Y cuanto más largo sea el camino, mejor. 

Porsche Panamera 4S E-Hybrid: la versión dinámica 

Al igual que el 4 E-Hybrid, el 4S E-Hybrid se basa en la combinación del motor V6 biturbo de 2.9 litros y el motor eléctrico de 136 CV (100 kW), si bien el primero aumenta su potencia hasta los 440 CV (324 kW), lo que eleva la cifra conjunta del sistema hasta los 560 CV (412 kW). Con esta carta de presentación, la versión S no solo supera a su hermano pequeño de la gama híbrida sino que también muestra un carácter completamente diferente. Al principio no parece haber mucha diferencia, pero en la parte alta del cuentarrevoluciones, concretamente en el último tercio, el Panamera 4S E-Hybrid ofrece un empuje espectacular. Acelera de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos. Sin esfuerzo aparente y con total rapidez.

Story image

El primer golpe de acelerador es también el momento en el que uno comprende que realmente está conduciendo un auto excepcional. La armonía entre el motor de combustión y el motor eléctrico es impresionante, y deja constancia de la amplia experiencia de Porsche en materia de hibridación. Por supuesto, un experto reconocería de inmediato la sacudida inicial, cuya explosividad indica que solo puede provenir de un motor eléctrico. Pero después el V6 biturbo entra en acción de manera tan suave y discreta que el conductor se queda expectante con el pie sobre el pedal del acelerador para saber qué sucede a continuación. Y lo que sucede es que, cuanto más sube la aguja del cuentarrevoluciones, más despiadada es la aceleración del 4S E-Hybrid. 

Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid: el híbrido definitivo 

El Panamera Turbo S E-Hybrid es el modelo más potente y capaz de la gama híbrida. Sin embargo, si el conductor no selecciona el modo Sport antes de arrancar, la experiencia auditiva quizá sea un tanto decepcionante, ya que en el modo E-Power el V8 simplemente permanece en silencio. En el modo Sport, sin embargo, el motor de cuatro litros cobra vida con verdadera fuerza. A pesar del maravilloso silencio que aporta la hibridación, el sonido sigue siendo responsable de proporcionar un alto grado de emoción.

Story image

Y el Turbo S E-Hybrid puede hacer todo tipo de ruido: desde un suave susurro hasta un rabioso rugido cuando se acerca a la línea de las 6000 rpm. Aunque sorprendentes son también los sonidos que emiten sus pasajeros cuando viajan a bordo y experimentan en vivo las leyes de la física, con las grandes aceleraciones e inercias que genera la versión más potente de la gama híbrida del Panamera. No obstante, también hay que incluir en este punto a los otros dos Panamera E-Hybrid, pues las cualidades de todos ellos son sobresalientes. 

Más que un compromiso: la gama Panamera E-Hybrid 

La propia naturaleza de su pedigrí deja claro que un Panamera domina el género de la deportividad. Sin embargo, también cuida especialmente la comodidad y las cualidades ruteras, que son especialmente importantes en una limusina de lujo. Con los modelos híbridos, la energía eléctrica aporta un nuevo talento, bien sea para moverse por la ciudad sin emisiones, para lograr una elevada eficiencia en recorridos de larga distancia o para obtener el máximo rendimiento en situaciones en las que el placer de conducir es la prioridad. Ningún competidor le hace sombra a un Panamera E-Hybrid.