Después de lograr cuatro victorias de etapa en el Rally Dakar en enero, el Audi RS Q e-tron se enfrenta a su siguiente desafío. Entre el 6 y 10 de marzo, el innovador prototipo con sistema de propulsión eléctrico, compuesto por una batería de alto voltaje y un eficiente conversor de energía, participará en el Abu Dhabi Desert Challenge. El equipo Audi Sport tomará parte en la segunda carrera del Campeonato del Mundo FIA de Rally-Raid con el equipo oficial formado por Stéphane Peterhansel y su copiloto Edouard Boulanger.

Stéphane Peterhansel ya ha ganado en siete ocasiones este evento, creado por el actual presidente de la FIA, Mohammed Ben Sulayem, en 1991 bajo el nombre de UAE Desert Challenge. En 1996 el francés sumó su primera victoria sobre una moto, y desde 2002 ha conseguido siete triunfos en la categoría de autos. La última tuvo lugar en 2019, con su esposa Andrea como copiloto. “Stéphane Peterhansel aporta el más alto nivel de experiencia a este evento”, afirma Julius Seebach, director de Audi Sport GmbH y responsable de competición en Audi. “Hay dos factores que definen el debut de Stéphane y su copiloto Edouard Boulanger con el Audi RS Q e-tron: victoria de etapa y trabajo en equipo. Demostraron su deportividad incluso tras sufrir una serie de contratiempos, poniéndose al servicio del equipo. Ahora, en Abu Dhabi, podrán mostrar de lo que somos capaces en nuestro segundo rally”.

Con cinco etapas en la región de Al Dhafra, que limita al sur con Arabia Saudita, este rally es mucho más corto que la primera cita del campeonato, el Dakar, celebrado en el país vecino hace nueve semanas. Las etapas diarias cuentan con una distancia de entre 217 y 318 kilómetros, y suman 1,342 kilómetros. Con un total de 1,933 kilómetros, enlaces incluidos, la proporción de kilómetros cronometrados es muy alta, del 69%. A pesar del formato compactado del evento, Stéphane Peterhansel no subestima esta prueba: “La experiencia muestra que alrededor del 80% del recorrido de este rally discurre por montañas de grandes dunas y el 20% que resta tiene lugar sobre arena. En el Dakar había, como mucho, 60 kilómetros de dunas en un tramo”, comenta el piloto profesional. “Además, el calor es superior ahora en comparación con el mes de enero”.

Esto plantea nuevos desafíos para Audi y su socio, Q Motorsport. Por primera vez, el RS Q e-tron será puesto a prueba de forma permanente en temperaturas a las que no se enfrentó en el Rally Dakar. En segundo lugar, la arena a mayor temperatura es también más blanda. En combinación con los tramos de dunas más largos, este factor provoca un mayor consumo de energía. “Nuestro sistema de propulsión funcionó bien en enero. Las tareas que afrontaremos en Abu Dhabi suponen un claro incremento en la exigencia”. Otro aspecto para tener en cuenta es que los autos se atascan con mayor facilidad en la arena blanda. El piloto de Audi ve una ventaja en la tracción eléctrica de cara al ascenso a las dunas, que habitualmente tienen grandes pendientes: “Las crestas de las dunas son las más difíciles: si conduces demasiado despacio, pierdes tiempo o te quedas atascado; y si vas rápido, corres el peligro de saltar hacia lo desconocido”, explica Peterhansel. “Con los vehículos de rally convencionales siempre tienes que decidir la marcha en la que vas y por ello puedes cometer un error. En cambio, la transmisión continua del Audi RS Q e-tron es perfecta para ello, al igual que el elevado par motor”.

La competición en Abu Dhabi difiere significativamente del Rally Dakar en otro aspecto importante: la navegación es tradicionalmente más fácil. El copiloto, Edouard Boulanger, se ha librado esta vez de los “waypoint enmascarados” en el libro de ruta, que habitualmente requieren cierta astucia para ser localizados. En su lugar, se han colocado marcas virtuales en el terreno como ayudas a la navegación. Esto, sin embargo, también significa que las cualidades de navegación que distinguen a un copiloto con talento como Edouard Boulanger marcarán menos la diferencia en Abu Dhabi.

Stéphane Peterhansel y Edouard Boulanger competirán con el Audi RS Q e-tron que pilotaron en enero. El chasis número 104 permaneció en la península arábiga tras la conclusión del Rally Dakar. Antes de llegar a Abu Dhabi, hizo una parada en Dubái: en el evento “Flat 12” que tuvo lugar en enero, el prototipo se reunió con el reciente ganador de las 24 Horas de Dubái, un Audi R8 LMS. El RS Q e-tron continuó después su camino hacia la vecina Abu Dhabi. El objetivo para su segunda competición es ambicioso: “Tuvimos una segunda semana de Dakar sin problemas en la que fuimos capaces de lograr buenos resultados”, comenta Stéphane Peterhansel. “Ahora queremos intentar conseguir nuestro primer podio”.

Los aficionados de todo el mundo podrán volver a disfrutar de una completa cobertura de la prueba. Después del éxito experimentado en enero, Audi continuará su “Inside Show” en Facebook y en audimedia.tv en Abu Dhabi. Audi compartirá información sobre la segunda competición del RS Q e-tron a través de sus redes sociales.