La gama de vehículos completa de Lamborghini salió a la carretera durante una experiencia de conducción desde Sant’Agata Bolognese hasta el monte Cervino.

El recorrido de 500 kilómetros comenzó en el centro de la ciudad de Bolonia y continuó por la autopista hasta el Valle de Aosta. Posteriormente, los vehículos se enfrentaron a las desafiantes carreteras de montaña que conducen a la estación de esquí de Cervinia. Ideado para que los participantes experimenten una auténtica experiencia de conducción en cualquier entorno, entre los distintos paisajes por los que pasaron también se incluyó un circuito de hielo.

El convoy se enfrentó a la impresionante subida al castillo de Forte di Bard, en la cima de la montaña, donde los participantes se emocionaron al admirar el talento de un snowboarder, que saltó sobre un Urus expuesto en la estación de esquí de Plan Maison.