Crear un 911 no es tarea fácil: 1.500 personas trabajan en cada coche durante su montaje, que dura dos días desde la fabricación del bastidor hasta que sale de la línea. Ahora, por primera vez, un vídeo muestra todo el proceso, centrándose en un 911 GT3 muy especial del programa Paint to Sample.

Con decenas de opciones individuales para elegir, la gama de combinaciones posibles es tan amplia que ver dos 911 idénticos es prácticamente imposible. La elección del color juega un papel importante en la personalización. Para satisfacer la creciente demanda y facilitar el acceso a los clientes, el popular programa Paint to Sample, que se ofrece a través de Porsche Exclusive Manufaktur, recibió una serie de mejoras a finales de 2021. Con ello, Porsche destaca el compromiso de la marca de permitir al usuario construir el automóvil de sus sueños. Incluyendo los colores de serie de cada modelo de la gama, más de 160 opciones de pintura forman parte del catálogo actual.

En la planta de Zuffenhausen, donde se ensamblan los modelos 911, 718 y Taycan, un banco de mezcla de colores adicional ha permitido aumentar la capacidad para completar más configuraciones de Paint to Sample sin ralentizar la producción. “Como respuesta a la demanda, hemos mejorado el proceso y ya no hacemos cinco sino veinte coches al día, lo que supone 120 unidades por cada semana del calendario laboral”, comenta Boris Apenbrink, Director de Vehículos de Porsche Exclusive Manufaktur.

En detalle: creación de un Porsche Paint to Sample

Antes de su ensamblaje en 117 etapas, el chasis del 911 pasa más de un día preparándose en el taller de carrocería y pintura. Uno de los desafíos de pintar vehículos y desarrollar acabados de pintura es conseguir que el resultado sea óptimo en todo tipo de materiales. La carrocería de un vehículo consta de varios componentes distintos, entre ellos, acero, aluminio, fibra de carbono o polipropileno. Los lotes de pintura deben adaptarse a todos ellos por igual y ser capaces de generar el mismo color.

Antes de acceder al taller de pintura, la carrocería se desengrasa, recibe una capa de fosfato y se somete a un proceso electroquímico utilizado principalmente para la protección contra la corrosión. Durante el recubrimiento, se sumerge en un recipiente, que se llena con pintura de inmersión electroforética y agua desionizada. Para lograr una cobertura óptima, la carrocería se gira sobre su propio eje.

A partir de aquí se aplica una imprimación, una capa base y una capa transparente a la carrocería y los paneles, con un color estándar, utilizando aproximadamente 4 litros de líquido entre las tres etapas. Las imprimaciones se eligen según el color final; los colores claros requieren imprimaciones claras, mientras los colores oscuros necesitan imprimaciones acordes. La capa base es la que ofrece el tono solicitado y tiene un grosor de apenas 30 micrómetros. Para hacerse una idea de esta medida, un folio normal mide 100 micrómetros.

La capa final, es decir, la transparente, es la más gruesa de todas con entre 30 y 50 micrómetros. Una vez aplicadas todas, el siguiente paso es secar la pintura a una temperatura máxima de 200 grados durante más de dos horas y media. “Muchos clientes quieren dejar constancia de su personalidad a través de su coche”, dice Apenbrink. “Nada como el color del vehículo para lograr este propósito”.

Los tonos de serie, metalizados y especiales se definen específicamente para cada modelo de la gama Porsche y, en algunos casos, incluso para los distintos rediseños que recibirá durante su ciclo de vida. La cantidad de colores ofrecidos está determinada por el número de tanques de almacenamiento y líneas de suministro de pintura dentro de los talleres de las plantas de producción. Por esta razón, desde un punto de vista puramente técnico, no se pueden ofrecer más de 17 colores exteriores de serie para el 911.

Con Paint to Sample están disponibles más de cien colores adicionales predefinidos para el 911 o el 718, que pasan a ser más de cincuenta en el caso de los modelos Taycan, Cayenne, Panamera y Macan. Si un cliente quiere ir un paso más allá, se puede valorar la creación de nuevos tonos mediante el programa Paint to Sample Plus, que permite reproducir casi cualquier tonalidad siempre que se aporte una muestra de color válida.

Actualmente, Paint to Sample Plus está disponible para los vehículos producidos en Zuffenhausen (911, 718 y Taycan) y solo el desarrollo del color tarda cinco meses como mínimo. Paint to Sample Plus ofrece a los clientes la opción de añadir permanentemente un color a la gama de Porsche. Cada persona que solicite un color nuevo, con el coste adicional de su desarrollo, se considera su creador. El cliente y el color se registran en la base de datos de colores de Porsche y, lo más rápidamente posible, se añade a las opciones del programa Paint to Sample para que otros puedan solicitarlo. «Creas un coche a medida con procesos artesanales individuales», comenta Apenbrink. «Puedes tener tu color personal».

El cliente de esta unidad

Leh Keen ha hecho casi todo lo que se puede hacer en un Porsche. El piloto profesional participa en la Porsche Carrera Cup North America con el equipo 311RS Motorsport, ha batido un récord mundial de velocidad en pista cubierta con un Taycan Turbo S y, a través de The Keen Project, ha fabricado decenas de 911 preparados para uso fuera de carretera para quienes buscan ese tipo de emociones.

Sin embargo, hasta el año pasado, nunca había encargado un Porsche nuevo de fábrica para él. Keen sabía que para su 911 GT3 de 2022 aprovecharía las alternativas de Paint to Sample. «Es una de mis cosas favoritas, estoy obsesionado con los diferentes colores», comenta Keen. «Todos estos increíbles colores que Porsche ha hecho a lo largo de los años, realmente profundizan en la historia de la marca. Quería tener este 911 moderno pero con un color antiguo muy clásico», explica Keen sobre su decisión. «Le dije a algunas personas que sería dorado. La gente pensó que era arriesgado. Eso realmente reforzó mi elección y quise ver cómo quedaba. Creo que muchos no se imaginaban el oro en su cabeza», recuerda Keen. «En el concesionario, cuando le quitaron la funda, me quedé de piedra por lo bonito que era».

Al igual que Keen, Apenbrink ha visto pasar por el taller de pintura una buena cantidad de modelos Porsche. Incluso él quedó enamorado del GT3 de Keen. «Me encanta la elección del bronce dorado metalizado para este coche», dijo Apenbrink. «Hasta hoy, puedo decir que este color solo se había encargado 24 veces, así que es realmente raro, realmente especial. Y esta es la primera vez que usamos ese tono en un modelo 992, lo que resulta muy emocionante». El bronce dorado metalizado también está disponible en las gamas Macan y Panamera a través de Paint to Sample. A Apenbrink le gustaría que cualquiera de los dos vehículos adoptara este color.