Por segundo año consecutivo, Automobili Lamborghini ha recibido el premio «Green Star 2022», que la sitúa entre las empresas más sostenibles de Italia gracias a las numerosas iniciativas e inversiones realizadas en el área de sostenibilidad medioambiental desde 2009.

El Instituto Alemán de Calidad (ITQF), en colaboración con el Instituto de Investigación Económica y de Gestión (IMWF) de Hamburgo, concede este premio anualmente, estableciendo mediante una compleja y precisa investigación online, cuáles son las empresas más comprometidas con las estrategias de economía sostenible, que tiene la intención de minimizar el impacto industrial y respetar tanto al medio ambiente como a la sociedad. El estudio recoge más de un millón de referencias de las 2.000 compañías analizadas. Entre los 30 factores que entran en juego están la sostenibilidad ecológica, económica y social, la innovación y la tecnología. El resultado de todo ello da forma al estudio más exhaustivo sobre la reputación online en el área de sostenibilidad en Italia.

Stephan Winkelmann, Presidente y CEO de Automobili Lamborghini, comenta: «Estamos muy orgullosos de haber recibido de nuevo el premio Green Star en 2022. Nuestro compromiso viene de lejos: ya en 2009, comenzamos a desarrollar acciones sostenibles que nos llevaron a obtener la certificación de centro de producción neutro en CO2 en 2015. Hoy seguimos por este camino y, de hecho, cada vez lo hacemos con una mayor concienciación. Así lo demuestra el anuncio de nuestro plan para 2030, el “Direzione Cor Tauri”, que en unos pocos años llevará hacia la hibridación de toda la gama de modelos y al nacimiento de un cuarto modelo totalmente eléctrico».

Entre los principales proyectos desarrollados por Lamborghini desde 2009 destacan: la creación de un parque de 10.000 robles, los proyectos de biomonitorización con abejas, la construcción de una de las mayores plantas fotovoltaicas de Emilia Romagna y la creación de una planta de calefacción urbana y trigeneración, que fueron fundamentales para obtener la certificación de neutralidad de las instalaciones en 2015 y que a día de hoy se mantiene a pesar de  que la superficie de la fábrica se ha duplicado. Entre los proyectos más recientes se encuentran los de economía circular con el reciclaje del cuero y de los residuos de carbono y la puesta en marcha de un proyecto de logística sostenible que ha permitido reducir en un 85% las emisiones producidas en el transporte de las carrocerías del Urus utilizando el transporte en ferrocarril. El ritmo de Lamborghini se acelera para cumplir con el objetivo de pasar de ser un centro de producción a una compañía neutra en emisiones de CO2, aplicando un enfoque integral que implicará al producto, la planta, la logística y la cadena de suministro.