Porsche da un gran paso hacia el futuro de la Fórmula E con su nuevo bólido de carreras totalmente eléctrico Gen3, que hizo hoy miércoles su esperado debut en la pista de pruebas de Weissach. En el circuito ubicado en el Centro de Desarrollo de Porsche, el piloto oficial Pascal Wehrlein dio las primeras vueltas en este vehículo que utilizará el equipo TAG Heuer Porsche de Fórmula E a partir de la novena temporada (2022/2023). Con su tercera generación de vehículos, la Fórmula E entra en una nueva era.

Florian Modlinger, Director de Competición del Equipo Oficial de Fórmula E: “Hoy hemos dado el primer paso hacia el futuro con los ensayos del monoplaza Gen3 realizados en Weissach. Quiero agradecer al equipo su gran esfuerzo para hacer esto posible. Hemos hecho un gran trabajo tecnológico y operativo para sacar nuestro auto a la pista y dar las primeras vueltas de pruebas con la vista puesta en la próxima temporada. Estamos deseando sumar más kilómetros durante los próximos días y semanas, para seguir desarrollando el bólido. Trabajaremos, en primer lugar, para mejorar los sistemas; después nos centraremos en las prestaciones”.

Pascal Wehrlein, piloto oficial de Porsche: “Ha sido un día muy interesante y una gran experiencia rodar con nuestro nuevo Gen3 por primera vez. Es una maravilla conducirlo y estoy deseando probarlo pronto a pleno rendimiento. Mis primeras impresiones han sido muy buenas. Tengo ganas de más”.

Los monoplazas Gen3 son los autos de carreras eléctricos más rápidos, ligeros, potentes y eficientes que existen en la actualidad. Diseñados específicamente para los circuitos urbanos de Fórmula E, también dan un gran paso adelante en sostenibilidad. Más de 40 por ciento de la energía utilizada durante una carrera procede de la frenada regenerativa. La fibra de carbono reciclada que es empleada para la construcción de la carrocería proviene en parte de los vehículos Gen2 de la temporada vigente.

El monoplaza Gen3 establece nuevos estándares tecnológicos en la Fórmula E
Se trata del primer monoplaza de competición con dos motores eléctricos, uno en cada eje. El nuevo motor delantero entrega 250 kW de potencia; el trasero alcanza 350 kW. La suma total de 600 kW es más del doble que la del vehículo Gen2 actual. El tiempo de carga también disminuyó significativamente. El nuevo sistema de carga ultrarrápida tiene una potencia de 600 kW, casi el doble que los cargadores comerciales más avanzados del mundo.