Satoru Nakajima, antes de convertirse en el primer piloto japonés en conseguir puntos en la Fórmula 1, participó en la primera aventura de Toyota en las 24 Horas de Le Mans, en 1985, al volante de un TOYOTA TOM’S 85C, adaptado a la normativa del Grupo C.

Ahora, su hijo mayor, Kazuki, vencedor en Le Mans con TOYOTA GAZOO Racing en 2018, 2019 y 2020, así como Campeón del Mundial de Resistencia —World Endurance Championship (WEC)— de la FIA en 2018-2019, se sentará a los mandos de ese mismo vehículo, 37 años después de que cruzara la línea de meta en 12.º lugar. 

Kazuki participará por primera vez en el popular Le Mans Classic, un festival bianual de vehículos de resistencia históricos que se disputa en el Circuito de la Sarthe y cuenta con modelos de los 99 años de historia de las 24 Horas de Le Mans.

Pilotará el 500hp 85C, que es de propiedad particular y ha participado ya en las ediciones de 2018 y 2020 del Le Mans Classic, en la competición del Grupo C, junto a la leyenda del automovilismo japonés Masanori Sekiya, que compitió originalmente con ese vehículo en 1985, con Satoru Nakajima y Kaoru Hoshino.

Disputarán una carrera de 60 minutos el sábado 2 de julio, contra vehículos emblemáticos de uno de los periodos más evocadores de la competición de resistencia, incluido modelos vencedores en Le Mans, como el Porsche 962, el Jaguar XJR-9 y el Peugeot 905.

Kazuki se sentará al volante del 85C por primera vez justo antes de las 24 Horas de Le Mans, cuando pilote el vehículo durante el regreso ceremonial del trofeo de los vencedores a la parrilla de salida.

Kazuki Nakajima: “Es un gran honor pilotar el Toyota 85C, que ocupa un lugar especial en la historia de Toyota, y también de mi familia. Yo nací apenas unos meses antes de que mi padre pilotara este coche y soy muy joven para haberlo visto competir, pero me han hablado mucho de ello. La del Grupo fue una época legendaria, y para mí siempre ha sido un sueño pilotar un coche del Grupo C, así que me gustaría dar las gracias al propietario, el Sr. Kunie, y a TOYOTA GAZOO Racing por darme esta increíble oportunidad. Aunque después de diez ediciones de las 24 Horas de Le Mans conozco muy bien el Circuito de la Sarthe, será una nueva aventura descubrir el trazado en un coche así, de la vieja escuela, así que tengo muchas ganas. Tener a Sekiya san como copiloto es todo un privilegio, y estoy seguro de que voy a aprender mucho de él. Más allá de nuestra carrera, me hace mucha ilusión estar por primera vez en el Le Mans Classic, porque he oído hablar mucho de este acontecimiento, y de todos los maravillosos coches que participan”.