El Land Rover Defender 90 está preparado para la competición y refleja lo mejor de los conocimientos automovilísticos de Bowler

Land Rover estará presente en la XXXVIII edición de la Baja España Aragón que se celebrará en la provincia de Teruel los próximos 22, 23 y 24 de julio. La marca británica participará en esta prestigiosa prueba que es la única cita española puntuable para la Copal del Mundo FIA Cross Country Bajas y también para la Copa del Mundo FIM de Bajas.

Esta prueba se ha convertido en un referente a nivel nacional e internacional que contará con dos etapas y un recorrido de 795 kilómetros que atravesará diferentes localidades como Gea de Albarracín, Bañón, Alfambra, Villafranca del Campo y Santa Eulalia entre otras. Para ello, Land Rover confía en unos ambiciosos pilotos que conseguirán llevar al Bowler Defender a la victoria. Al volante de los 3 coches con los que participa la marca británica, se encuentran David Marsh y Ferrán Marco Alcayna, John Cockburn y Paul Mansfield, y Frazer Williams y Spencer Williams.

El Bowler Defender se inspira en el Land Rover Defender 90 con un motor de gasolina Ingenium de 2,0 litros y 300 CV con turbocompresor. La amplia experiencia en competición de Bowler ha permitido transformar este modelo en un bólido con una jaula antivuelco completa, una parte inferior modificada, suspensión elevada, llantas especiales para rally de 18 pulgadas y levas en el soporte de la columna.

Desde su salida al mercado en 2020, el Land Rover Defender ha recibido el reconocimiento de los clientes y los medios de comunicación por su imparable capacidad, su atractiva conducción y su robustez general. El Defender 90, con una distancia entre ejes más corta y compacta, demostró ser el punto de partida perfecto para la conversión de Bowler.

El Bowler Defender ha adoptado un enfoque minimalista para instalar una jaula antivuelco aprobada por la FIA. Las subestructuras delantera y trasera se han modificado para incluir un soporte adicional en una nueva configuración de la suspensión con un rendimiento personalizado. Se ha diseñado en colaboración con Fox para aumentar la altura de conducción en 25 mm. Esta imponente presencia destaca con las nuevas llantas especiales para rally de 18 pulgadas de Bowler.

Los ingenieros de Bowler han incorporado una amplia variedad de componentes electrónicos, desde la protección antiincendios e interrupciones eléctricas hasta una iluminación adicional y sistemas de control del vehículo. Todas estas características se han integrado por completo en la arquitectura eléctrica existente. Se han instalado asientos de competición y se ha reubicado el cambio de marchas en una posición óptima de carrera. Las levas en el soporte de la columna desarrolladas por Bowler completan esta transición.

En este proceso de conversión, Bowler ha modificado y reforzado levemente la carrocería del Defender, que ya mostraba una extraordinaria rigidez, para soportar las exigentes condiciones de las competiciones todoterreno. Se han reducido las puertas estándar para retirar la zona de los estribos y colocar paneles de protección laterales de longitud completa en la parte inferior del vehículo. La parte delantera modificada favorece el flujo de aire del sistema de refrigeración y alberga una iluminación adicional para la competición, mientras que el nuevo alerón del techo incorpora iluminación trasera adicional.