El impresionante currículum del bóxer más exitoso en carreras de resistencia

Antes de escribir un nuevo capítulo con el prototipo híbrido de 680 CV de potencia (500 kW), Porsche puede hacer un balance positivo de sus diez años con el 911 RSR. A lo largo de la última década, el bóxer de carreras más potente salido del Centro de Desarrollo de Weissach dejó una marca indeleble en la competitiva categoría GTE-Pro. En la temporada 2013, Porsche AG adquirió 51 por ciento del equipo Manthey. A la experimentada escudería de la región alemana de Eifel se le confió entonces la gestión de la participación oficial en el Campeonato Mundial de Resistencia (WEC) de la FIA. Esta nueva organización fue exitosa desde el principio, con la victoria en su categoría en las 24 Horas de Le Mans de 2013.

2013 – 2016: victoria en su categoría en Le Mans en el primer año y numerosos éxitos internacionales

En 2013, cuando el Porsche 911 cumplió 50 años, el alemán Marc Lieb, el austriaco Richard Lietz y el francés Romain Dumas triunfaron en la nueva categoría GTE-Pro en las 24 Horas de Le Mans. El auto gemelo terminó en segunda posición. “Este resultado me dejó sin palabras”, dijo sonriendo Olaf Manthey, quien dirigía el equipo en ese momento. Para uno de los pilotos vencedores, Marc Lieb, también se hizo realidad un sueño: “Nuestro equipo era nuevo y el auto también. En las dos primeras carreras del año, todavía nos faltaba un poco de ritmo”, dijo el campeón del WEC de 2016. “Entonces llegó nuestro 911 con especificaciones de Le Mans. El tacto fue muy bueno desde el principio. En la carrera, progresamos en condiciones cambiantes y complicadas. La clave de nuestro éxito fue que, a diferencia de nuestros rivales, pudimos realizar tres relevos con un solo juego de neumáticos”. Después de 24 horas, el Porsche 911 RSR nº 92 cruzó la línea de meta en primer lugar, con más de dos minutos de ventaja sobre el segundo vehículo oficial.

“No esperábamos ganar y eso es lo que lo hizo tan maravilloso para Porsche, para el equipo y para nosotros los pilotos”, dijo Lieb. “Aun así, fue la victoria más triste de mi carrera”. La razón: un trágico accidente ensombreció las 24 Horas de Le Mans de 2013. El piloto Allan Simonsen, del equipo Aston Martin, perdió la vida al principio de la prueba tras chocar con las barreras protectoras en la curva Tertre Rouge. En 2007, el simpático y muy popular danés había disputado Le Mans con un Porsche 911 GT3 RSR.

Basado en la generación 991, ese 911 RSR presentado 2013 fue el último con el motor bóxer de seis cilindros en la parte trasera. En 2014, consiguió victorias en su categoría en Silverstone y Shanghái. Un año más tarde, dio otro gran paso: cuatro triunfos en GTE-Pro: Nürburgring, Austin, Shanghái y Baréin, así como los títulos de campeón de fabricantes, pilotos y equipos. En 2016, los dos autos oficiales solo disputaron las 24 Horas de Le Mans. La temporada siguiente llegó la nueva joya de Weissach para GTE-Pro. También estaba desarrollada a partir de la generación 991 pero, por primera vez, este 911 de carreras tenía el motor por delante del eje trasero. El nuevo concepto, que despertó la admiración de los aficionados de todo el mundo por su incomparable sonido, tuvo un gran éxito en muchas pistas a ambos lados del Atlántico.

2017 – 2019: nuevo concepto de vehículo y una actuación inolvidable en Le Mans

El cambio en la distribución de masas proporcionó al equipo muchos nuevos conocimientos, especialmente en el uso de los neumáticos. Por ello, el equipo consideró que 2017 sería una temporada de desarrollo. El proceso de aprendizaje fue rápido. Para el segundo año de competición, la actuación ya fue espectacular en Le Mans, en términos de rendimiento y diseño. Con motivo los 70 años del primer auto Porsche, los dos 911 RSR mostraron diseños históricos. El nº 91, decorado con los legendarios colores de Rothmans, dominó la clasificación. El piloto oficial italiano Gianmaria Bruni estableció un nuevo récord para los vehículos GTE en Le Mans, con un tiempo de vuelta de 3:47,504 minutos.

El auto nº 92, con la famosa decoración ‘Cerdo Rosa’ dominó la carrera. El francés Kévin Estre, el danés Michael Christensen y el belga Laurens Vanthoor marcaron un ritmo implacable y tuvieron la suerte de su lado: ganaron su categoría con una vuelta de ventaja sobre el vehículo gemelo, compartido por Gianmaria Bruni, el austriaco Richard Lietz y el francés Frédéric Makowiecki. “El Porsche 911 es y sigue siendo el mejor deportivo del mundo. No hay nada mejor que un triunfo en la categoría GTE-Pro y la victoria en la GTE-Am para celebrar nuestros 70 años”, dijo nada más terminar la carrera Michael Steiner, miembro del Consejo Directivo de Porsche AG responsable de Investigación y Desarrollo.

2018 – 2022: títulos de campeón mundial y otra victoria en Le Mans

Mientras que el 911 de la generación 2017 se aseguró el título de GTE-Pro en el WEC, en las temporadas 2018 y 2019, tras vencer en esa categoría en Le Mans, el sucesor ya estaba esperando: el RSR-19 impulsado por un motor de seis cilindros y 4194 cm3, el mayor bóxer que Porsche había instalado en un 911 para competencias. Su debut en la Sarthe en 2019 lo tuvo todo: en una categoría con 17 competidores de seis fabricantes diferentes, los autos nº 91 y nº 93 lograron resultados de podio con el segundo y tercer puesto en la disputada categoría GTE-Pro. En 2021 logró otro podio y en 2022 llegó el tan esperado éxito en la Sarthe. Richard Lietz, Gianmaria Bruni y el héroe local Frédéric Makowiecki añadieron otro capítulo histórico en el último año de este 911 en el equipo oficial, ganando su categoría en las 24 Horas de Le Mans. La intención en la última temporada era volver a lograr los títulos mundiales, pero el equipo se quedó a las puertas de este ambicioso objetivo en la última prueba en Baréin.

“Nos incorporamos al WEC con un equipo oficial cuando el 911 cumplía 50 años y enseguida ganamos las 24 Horas de Le Mans. En esta temporada hemos cerrado el círculo con la tercera victoria en la categoría en la carrera de resistencia más importante de la temporada”, dijo Thomas Laudenbach, vicepresidente de Porsche Motorsport. “Le Mans es la cima de las carreras de resistencia. Estamos especialmente orgullosos de nuestros éxitos allí. Luchamos mucho por las otras 15 victorias de categoría en el WEC y son la culminación del enorme trabajo de nuestro equipo y de todos los empleados que trabajaron en este proyecto en el Centro de Desarrollo de Weissach. Hemos escrito otro capítulo en la ilustre historia de Porsche Motorsport. Hubiéramos preferido añadir un título mundial más en la última participación a nuestro total de cinco. Aunque lamentablemente no fue así, todos los miembros del equipo oficial podemos estar muy contentos con nuestros grandes éxitos tras una década de carreras. Al mismo tiempo, miramos al futuro: en 2023 perseguiremos victorias absolutas con el Porsche 963 en las principales carreras de resistencia del mundo. Estamos muy ilusionados con este nuevo proyecto”.

2023: el 911 RSR seguirá compitiendo y llegará el nuevo 963

Aunque el compromiso con el equipo oficial llega a su fin, el 911 RSR seguirá compitiendo en el WEC: los equipos cliente de Porsche participarán en la categoría para pilotos amateur GTE-Am el próximo año. Con el nuevo Porsche 963, el equipo Porsche Penske Motorsport está decidido a luchar por la victoria absoluta en los dos campeonatos de resistencia más importantes del mundo. Fueron inscritos dos prototipos híbridos para disputar el Campeonato Mundial de Resistencia (WEC) de la FIA y otros dos para el Campeonato Norteamericano IMSA WeatherTech SportsCar.