Adrien Tambay Campeón del Mundo del FIA ETCR habla de su Cupra

Adrien Tambay se ha convertido en 2022 en el primer Campeón del Mundo del FIA ETCR, un campeonato en el que el CUPRA e-Racer ha vuelto a ser imbatible, con cuatro victorias de seis posibles. El piloto francés, debutante en el certamen esta temporada, tomó el pulso al e-Racer desde la primera prueba, en Francia, donde logró subir al podio en la segunda posición.

Después, consiguió su primera victoria en Hungría y volvió a finalizar segundo en España, Bélgica y Alemania. De las seis pruebas disputadas este año, solo estuvo fuera del podio en Italia – cuarto -, lo cual ha sido clave para lograr el título, superando a su buen amigo Mattias Ekström por casi 50 puntos.

¡Enhorabuena por tu título en el FIA ETCR! ¿Cómo calificarías tu temporada de debut en la Copa del Mundo de Turismos Eléctricos?

Creo que ha sido una temporada asombrosa. Si echo la vista atrás, no hubiera esperado algo así. Siempre que compites quieres luchar por el campeonato, pero sin conocer el coche ni haber realizado muchos test antes de la primera carrera, luchando contra pilotos que ya habían competido allí antes y el resto de fabricantes, lo veía muy difícil. Ha sido impresionante. He ganado la mayoría de las Súper Finales en las que he participado, y aunque eso no es perfecto, sí que está muy cerca de la perfección.

¿Qué se siente al pilotar el CUPRA e-Racer y qué es lo que más te ha sorprendido del coche?

Me he sentido muy bien desde la primera vez que lo piloté. Desde que te subes, es un gran reto para el piloto por la potencia que tiene en clasificación, el agarre, el peso… El CUPRA ha tenido un buen balance a lo largo de toda la temporada. No he cambiado demasiado mi modo de conducción ni he tenido grandes dificultades a la hora de adaptarme. Creo que lo he conseguido desde un inicio y eso ha sido clave para rendir bien desde la primera carrera y hacer una gran temporada.

Si tuvieras que elegir un solo momento de toda la temporada, ¿cuál sería?

Elegiría la primera carrera, en la que competí en mi circuito de casa (Pau Ville, Francia). No sabía qué esperar y me metí en la Super Final en las calles de Pau. Ganar allí en mi grupo tras varios años fuera fue muy emotivo. Es un circuito que conozco, en el que ya gané en el pasado y en el que siempre he tenido buenas sensaciones. Fue algo muy emotivo. Casi termino llorando tras la carrera. El hecho de que tengo una relación especial con Mattias (Ekström), saber que fue él quien le habló de mí a CUPRA y rendir así desde la primera carrera, fue especial.

Has competido en categorías de monoplazas, GT3 y en DTM… ¿Cómo de emocionante es competir con el e-Racer en comparación con los otros coches con los que has corrido?

El e-Racer es uno de los coches más desafiantes que he pilotado en toda mi carrera. No tiene ABS, no tiene neumáticos slicks, tiene casi 700 CV de potencia y alcanza mucha velocidad. No es un coche sencillo de conducir y el hecho de que, a lo largo del fin de semana de competición, no se completan muchos kilómetros con él, hace el desafío aún mayor. Creo que es una categoría muy similar al rallycross y a los rallyes, donde tienes que ser rápido desde el primer momento. Son este tipo de categorías donde los coches son más desafiantes y creo que se me dan mejor. Me gustan las competiciones puras. Claro que la puesta a punto marca la diferencia, así como trabajar con los ingenieros y el equipo, pero al final son pequeños detalles los que deciden quién está delante.

Este año ha sido el primero para ti en la familia CUPRA, ¿qué es lo que más te gusta de esta marca?

Tengo que confesar que comparto su espíritu. Es algo nuevo, joven y desafiante. Y en cuanto a diseño, la marca está a un nivel muy superior. Lo que han conseguido en tan poco tiempo es increíble. Los coches son geniales. La familia de CUPRA en competición es algo especial, no solo porque me han dado una nueva oportunidad en mi carrera, sino porque me han acogido en su familia. Es un equipo pequeño, todos nos llevamos muy bien y jugamos al pádel cada fin de semana; se ha convertido en una costumbre. Me entiendo muy bien con Xavi (Serra), al que ya conocía de antes, y la relación tanto con él como con mi ingeniero y con todos mis compañeros es simplemente fantástica.

¿Cómo te gustarían que fuesen los próximos años en el FIA ETCR? ¿Propondrías cambios en el formato o echas en falta algo?

Lo único que me gustaría añadir son más carreras y también más fabricantes. Creo que lo más importante es conseguir tantos coches como sea posible. Se ha creado una buena base para este campeonato y ahora hay que trabajar en ello. Ha sido la primera Copa del Mundo y se puede seguir creciendo en los próximos años.